INGENIERÍA DEL BEBÉ

 

"Mi casa no está desordenada, está decorada por un niño."

“Mi casa no está desordenada, está decorada por un niño.”

 

Hoy, que estoy “de rodríguez” y que el peque ya duerme, aprovecho para escribir este post que llevaba días queriendo escribir.

La idea del título la he cogido prestada de mi cuñada. Y es que no hay mejor manera, creo yo, de definirlo.

Este post va sobre eso. O, en otras palabras, en cómo organizar el espacio y los planes del día a día cuando cuentas con una personita más. Personita que depende completamente de ti y que, aunque es diminuta, utiliza más espacio y “trastos” que el padre y la madre juntos.

Cuando estaba embarazada de 7 meses, y viendo la cantidad de espacio que iba a ocupar Álvaro, tomamos la decisión de mudarnos a una casa más grande ya que la nuestra, por mucho que nos encantara, se nos quedaba pequeña.

Esta no es mi casa. Ojalá. Es la casa de mis sueños. Me enamoré de ella nada más verla hace ya 8 años. Está en Barcelona. En Avinguda Tibidabo 36. Una casa totalmente inalcanzable ;-).

Esta no es mi casa. Ojalá. Es la casa de mis sueños. Me enamoré de ella nada más verla hace ya 8 años. Está en Barcelona. En Avinguda Tibidabo 36. Una casa totalmente inalcanzable ;-).

Al principio, y estando como estábamos sólo dos personas, la casa nueva nos parecía amplísima. Sin embargo, con la llegada de Álvaro y el “huracán” de objetos, se nos ha quedado pequeña. Bueno, he de reconocer que aquí hay discrepancias: mi marido dice que no, yo digo que . Me temo que con la llegada de un segundo bebé me tocará defender el SI ;-).

¿En qué sentido cambian tus costumbres, espacio y planes cuando tienes un bebé?

  • En primer lugar: la casa. Por muy ordenada que esté, es evidente que ahí vive un bebé. Ya sea la hamaquita en el salón, o la trona en la cocina (que ya forma parte de la mesa de “los mayores”), o un chupete encima de la mesa, o un peluche en el sofá, o un babero encima de la silla, o una toquilla en la esquina del sofá, etc. Y es que, por mucho que intentemos tener la casa casi perfecta, siempre habrá algo “fuera de lugar”.
  • Si estás solo en casa, olvídate de la ducha relajante. ¿Ducharse? Sí. ¿Tranquilamente? También. Pero ¿tardar más de 10 -15 minutos? NO. Yo tengo a Álvaro en la hamaquita como un “invitado” más. Eso sí, cuando mi marido puede quedarse con él, yo ¡aprovecho!.
  • Ya no necesitas despertador y, por supuesto, tú ya no eres dueño de tu sueño ni de decidir a qué hora te levantas al día siguiente.
  • El pasado musical ¡¡vuelve!!
  • La salida de casa tiene que ser revisando bien que lleves todo. En mi caso antes revisaba si llevaba “dinero / móvil y llaves”. Ahora, cuando salgo con Álvaro, reviso “dinero / móvil / llaves / juguetes / pañales / toallitas / chupete / mantita par abrigar…..” Y siempre me olvidaré algo ;-).
  • Cuando decides aparcar el coche en un Parking público ya no te vale cualquier plaza: debe estar cerca de una salida, si las hay, que no todos tienen, con acceso a minusválidos (por el ascensor). Además, sobre todo en los Centros Comerciales modernos, te fijas en unas plazas en las que nunca habías reparado. Y es que ¡EXISTEN APARCAMIENTOS PARA FAMILIAS! Yo, reconozco, jamás las había visto. Ahora son las únicas que busco ;-).

aparcamiento familiar

¿Qué pasa cuando estás SOLA con el bebé en un Centro Comercial?

  • Si tienes que probarte ropa mejor que el probador sea grande. No intentes jugar al tetris con ese “todoterreno” que tienes por cochecito.
  • Si tienes que ir al lavabo, acuérdate que sólo puedes ir a uno de minusválidos ya que es el único en el que puedes entrar con un carrito de bebé. Y si no hay, no queda más remedio que esperar a llegar a casa.
  • ¿Tiendas? Mejor entrar sólo en las que, teniendo varias plantas, tengan ascensor ya que subir/bajar 18 escaleras cada vez que quieras cambiar de planta puede acabar con tu espalda.  Y os preguntaréis ¿y escaleras mecánicas? Son una opción socorrida cuando no hay ascensor o está lejos. Yo las subo con el carrito. Eso sí, con una postura digna de no ver. ¿Bajarlas? todavía no me atrevo con el Bugaboo.
  • Si tu hijo empieza a pegar gritos cual Pavarotti, aprende a “comerte la vergüenza”. Y es que Álvaro, cuando empezó a balbucear, encontró esto de la voz algo fascinante. La gente se giraba y, sonriendo, decía: ¡menudos pulmones!. ¿Mi cara? Como un tomate… ;-).
  • En el súper te conviertes en “mamá todoterreno”. Yo he llegado a estar con una mano sujetando el cochecito, la otra con Álvaro en brazos y con el pie arrastrando la cesta donde iba metiendo los productos. Mi espalda lo notó mucho….¿Álvaro? Encantado de estar en brazos de mami…;-).

Y, ¿qué pasa con los planes/eventos?

  • Si son con el bebé, hay que engañarle para que coma su “bibe” antes o después pero no durante el evento. Por supuesto, para cualquier acontecimiento, primero se viste el bebé, luego el marido y, por último y ya rozando el tiempo para salir de casa, la madre.
  • Si son sin el bebé, evidentemente tienes que cuadrar la agenda para ver si la chica, o algún familiar, puede quedarse con tu hijo. En nuestro caso tenemos una chica que se queda cada dos viernes a dormir así que podemos hacer planes fuera de casa un viernes sí, un viernes no.
  • Cuando reservéis en un restaurante para comer, acordaos de indicar que lleváis un cochecito. Cuando Álvaro tenía apenas una semana, mi marido y yo hicimos una reserva por teléfono sin indicar ese pequeño detalle. Cuando llegamos el camarero nos miró agobiado porque “nuestra mesa” no tenía espacio para cochecito. Así que, aun teniendo reserva, tuvimos que esperar.

En fin, esto es un mini resumen de lo que ha cambiado mi vida a nivel organizativo tras la llegada de Álvaro.  Sé que a medida que crezca habrá más cosas que me cambien pero ahora, con 7 meses, es lo que estoy viviendo. Eso sí, no cambio por nada esta “nueva organización”. Es sencillamente maravillosa. Además, ¿qué me decís de la sonrisa “quitapenas” que te encuentras al llegar a casa tras un día duro de trabajo? ¡¡No hay nada que la supere!!. Hace que olvides todo y pienses en lo afortunado que eres.

Ah! Se me olvidaba. Ahora valoras mucho más los momentos que se pasan en pareja e intentas aprovechar al máximo cualquier minuto que se tenga a solas con el/ella. Aun así, siempre terminarás hablando del bebé. Quieras o no, es la mejor cosa que hemos hecho juntos ;-).

Anuncios

4 pensamientos en “INGENIERÍA DEL BEBÉ

  1. jaja… has resumido en un post lo que he contado en una decena xq sinceramente, algunos de los puntos que mencionas, dan para un libro!!!! sobre todo el de arreglarse a última hora para evitar desastres en tu ropa..y prepárate cuando tenga un par de años y se esconda para que no les vistas!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s