La intimidad hay que buscarla

image

El otro día publicaba una entrada en referencia al nuevo anuncio que han hecho los de Hero Baby y que a muchas de vosotras, al igual que a mí, os encantó.

En él hacían mención, entre otras cosas, a la falta de intimidad cuando se tienen hijos. Seguro que muchos pensasteis: ¡CIERTO! Aunque hay que matizar: Un hijo (dos o los que sean) no te quitan la intimidad, te la disminuyen.  O eso es lo que creo yo.

Con esto quiero decir que la intimidad hay que buscarla. Es cierto que los planes del día a día se adaptan a los hijos y todo, casi todo, gira en torno a ellos pero, aun así, hay que evitar caer en la monotonía y olvidarnos de nosotros.

Un hijo (dos o los que sean) te absorbe e incluso, en ocasiones, te agota (entiéndaseme bien: como agota disfrutar de una boda, de una BBQ con amigos o de pasar todo un día con la familia en la Sierra). El tiempo que se pasa con ellos es “diversión asegurada”. Ahora bien, parece que ellos siempre tienen las pilas cargadas al 100% e igual que ellos terminan rendidos en la cama nosotros lo hacemos en el sofá.

Con ello quiero decir que aunque terminemos el día “reventados no, lo siguiente”, hay que buscar, por lo menos intentarlo, ese momento para estar a solas con tu marido. A veces no será fácil. Habrá días que pasen sin haberlos notado. Pero hay que intentarlo, aunque sean 5 minutos.

Mi marido y yo somos conscientes de que entre semana a veces resulta complicado ya que los dos estamos cansados de todo un largo día de trabajo (el mío, como el de otras muchas madres, es trabajo doble: fuera de casa hasta las 18:30h y luego toda la tarde en casa jugando, bañando y organizando) así que nuestro momento real de intimidad lo tenemos los fines de semana. Ello no quita para que cada día, aunque sean 5 minutos, los dediquemos a nosotros.

Cuando nació Álvaro, y para evitar caer en la monotonía, nos propusimos tener una noche a la semana para nosotros solos. Sin hijo. Una noche de pareja. Este consejo me lo dio mi prima Cristina (madre de 4 hijos) y sólo puedo deciros que le estamos sacando un gran partido. 😉

Como somos forasteros en Madrid (no tenemos abuelos que cuiden de nuestro hijo) tuvimos que contratar a una chica que cuidara de Álvaro mientras los dos trabajábamos. Así que, poniendo en práctica el consejo de Cristina, incluimos en sus condiciones el quedarse a dormir un viernes sí, un viernes no. Así que esos días que podemos “escaparnos” de casa los aprovechamos para cenar con tranquilidad los dos solos, quedar con amigos, ir al cine e incluso ir a tomar una copa. En definitiva: retomar nuestra relación como hombre y mujer, no como mamá y papá.

Muchas os preguntareis, ¿y si no tenemos con quien dejar a nuestros hijos? A nosotros eso nos pasa cada dos fines de semana. Así que si mahoma no va a la montaña……

Lo que solemos hacer es montar una cenita romántica en casa los sábados. Álvaro duerme desde las 20:30h / 21h aprox. ¿el resto del tiempo? Para nosotros.

El siguiente GRAN paso será viajar un finde los dos solos. De momento no hemos tenido oportunidad pero algo estamos viendo….;-)

Y vosotras, ¿cómo hacéis para tener intimidad con vuestros respectivos?

 

 

Anuncios

Obstrucción del conducto lagrimal.

image

Según he leído, el 20% de los bebés que nacen a término lo hacen con uno o ambos conductos lagrimales obstruidos.

Al principio es difícil determinar si lo que le pasa al bebé es eso o una mera conjuntivitis ya que el efecto es muy parecido: El ojo le llora y las lágrimas, en vez de drenar hacia la nariz a través de un pequeño conducto ubicado en las comisuras internas de sus ojos, vuelven a ellos donde, en ocasiones, provocan infección. 

Álvaro, por ejemplo, tiene ambos conductos lagrimales obstruidos parcialmente. Ya nos lo dijo la pediatra cuando le vio en su segunda visita al cumplir el mes. Nos recomendó realizarle unos masajes en los ojos 2 veces al día como mínimo ya que, normalmente, suelen abrirse solos.

No obstante, cuando cumplió los 3 meses, tenía los ojos tan mal que mandó que le hicieran un cultivo para descartar infección y nos recetó unas gotas con antibiótico. El cultivo dio negativo así que continuamos con los masajes diarios sobre la piel cercana a la comisura que está próxima a la nariz.

¿Cómo se realiza el masaje?

Ante todo, y para prevenir cualquier infección, el dedo con el que vais a hacer el masaje debe estar limpio. En nuestro caso, nos poníamos guantes de látex ya que, por muy limpias que tengas las manos, puede haber algo que le infecte y le empeore, todavía más, la zona.

Con el dedo índice o el pulgar, y echando una gotita de suero, ejercéis presión en forma suave, empujando hacia arriba y luego hacia abajo en la zona del lagrimal para ayudar a que se abra la membrana y quede despejado el conducto. Lo ideal es unos 10 segundos en cada ojo. Dado que dicho masaje provocará más lágrima, hay que tener a mano una gasa estéril(una por cada ojo), para limpiarle la zona.

image

Álvaro respondió muy bien a estos masajes en el sentido de no sentir molestia. De hecho, me atrevería a decir que le gustaban ya que cada vez que me veía ponerme el guante de látex y coger el suero, él cerraba el ojito y se dejaba masajear sin queja alguna.

Han pasado, casi, 10 meses y dado que los ojos de Álvaro, aun estando mucho mejor, siguen “llorosos”, fuimos a visitar a una Oftalmóloga recomendada por nuestra Pediatra la cual nos confirmó que ambos conductos siguen, parcialmente, obstruidos. El izquierdo más que el derecho.

¿Solución?

Esperar a que cumpla un año y si no mejora, se tendrá que someter a una intervención quirúrgica conocida como “sondaje lagrimal” que consiste en introducir una varilla de plata maleable a través del conducto para vencer la obstrucción.

En dicha intervención tendrán que dormir a Álvaro para inmovilizarle.

En fin, espero no tener que llegar a eso. Tenemos cita en Abril. A ver si para entonces mejora.Ya os contaré.

Parece mentira con esos ojazos azules tan preciosos que tiene…..;-)

La locura de ser padres

Hoy es San Valentín o, como dice la canción, hoy es el día de los enamorados.

Nosotros no solemos celebrarlo. No creo que necesitemos una excusa o, en este caso, un día exacto para ello. Además, si tuviéramos que escoger un día al año para demostrarnos, todavía más, ese amor, para eso está el día de nuestro aniversario ;-). Dicho esto, ya me han adelantado que alguna sorpresa tendré (aun sabiendo lo que pienso de este día). Pero, oye, todo es bienvenido sea el día que sea. 😉

En fin, a lo que voy. En relación al amor, el otro día vi un anuncio de  Hero Baby que me encantó. Un anuncio que seguro que conocéis porque en Facebook lo está publicando muchísima gente. Y ¿qué mejor amor que el que siente una madre o un padre hacia sus hijos?  Os dejo el texto y el vídeo de You Tube. Es precioso y además muy acertado. No se podía haber expresado mejor.

Yo, sin duda, estoy viviendo la época más fantástica de mi vida. Época que no cambiaría jamás. Y me siento afortunada por poder vivirla.

Espero que os guste.

Te dirán que es una locura

Que los tiempos no están para esto

Que no sabes donde te metes

Que tu vida será otra

Que tu casa ya no será tu casa

Que tu coche no será tu coche

Que vas a perderlo todo: tu intimidad, tu nombre incluso la vergüenza

Que dejarás de ser uno para ser muchos

Aunque te acostumbres a cualquier cosa te dirán que tu vida cambiará tanto que ya nunca será como antes

Pero, pese a todo, no la cambiarás por nada del mundo

Porque, digan lo que digan, esta será la época mas fantástica de tu vida.

Www.lalocuradeserpadres.com

End The Mommy Wars

Como, acertadamente, reza la expresión, una imagen vale más que mil palabras.

Pues bien, el post de hoy va a ser muy fácil de leer. Está compuesto, en un 80%, de imágenes.

Hace pocos días leía una noticia sobre la campaña que se había iniciado en un pueblecito de Connecticut. Una campaña promovida por un grupo de madres para poner fin a los constantes juicios que reciben, recibimos, por escoger una opción u otra a la hora de educar/criar a nuestros bebés.

¿Quién no se ha visto en una situación similar?

Ya, en otro post, hablé de la costumbre generalizada que existe en relación a querer opinar “porque sí” sin saber el motivo, o los motivos, que han llevado a esa madre a escoger esa opción. Muchas me escribisteis contándome vuestras experiencias y pude ver que no era la única.

Con el post de hoy está todo dicho. Es fundamental, creo yo, que nunca falte el respeto. Respeto en la decisión de darle pecho o leche artificial. Respeto en el método que utilicemos para dormir a nuestros peques. Respeto en la educación escogida para ellos. Y así, un largo etcétera.

Sin duda estas decisiones, acertadas o no a ojos de los demás, son siempre tomadas desde el punto de vista de querer lo mejor para nuestros pequeños. Y sólo por esta razón merecen un respeto.

No me quiero extender más pues en ese caso rebajaría la diferencia del % entre texto e imágenes al que he hecho referencia al comienzo de este post. Así que os dejo con la selección de imágenes que espero que os gusten.

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage

Y vosotras, ¿Qué opináis?

Preparando la casa a prueba de gateo.

20140205-212026.jpg

Sí, Álvaro ha empezado a gatear.

¿Y yo que pensaba que no iba a vivir para verlo? 😉

Empieza tardíamente. Ya tiene 9 meses y parecía que nunca se iba a lanzar pero ya sabéis cómo son los niños: un día se despiertan y su primera sonrisa, otro día se levantan con ganas de hablar…. Pues Álvaro se despertó ayer con ganas, por fin, de empezar a gatear.

Lleva un mes poniéndose de pie. De ahí que pensáramos que ya no iba a gatear. Está graciosísimo. Eso sí, parece que tenga un hula hoop alrededor de la cintura ;-).

¿Y explorar el mundo? Ya lo hacía con sus rápidas “vuelta y vuelta”. Si me despistaba llegaba a la cocina en medio segundo.

¿Sabéis qué ha sido lo que le ha motivado a “lanzarse” a gatear? Una foto de su padre.

Todas las tardes las paso en casa con él y como Diego no llega hasta la noche, le pongo una foto de él para incentivarle e ir a por ella. ¡Y vaya si va!

Ahora me toca poner la casa a prueba de gateo aunque muchas cosas son de sentido común y la principal es no dejarle solo nunca.

Como, supongo, toda madre “novata”, me he metido en Internet a ver “qué veía” y me he encontrado con estas recomendaciones. Algunas son bastante obvias.

A ver qué os parecen:

1) En el suelo no debe haber objetos pequeños que el bebé pueda coger y meterse en la boca.

2) La superficie sobre la que gatee tiene que estar limpia.

3) Proteger escaleras, ventanas, balcones, etc. ya que cuando el bebé empieza a gatear también aprende a trepar.

4) Sillas, muebles auxiliares y macetas que no sean inestables pues pueden volcarse si el niño se apoya en ellas para intentar incorporarse.

5) Guardar todos los artículos de limpieza y medicamentos fuera del alcance del niño.

6) Colocar protectores en todos los enchufes que estén a la altura del bebé.

7) Hay que mantener al bebé alejado siempre del horno aunque esté apagado para que no se acostumbre a tocarlo.

8) Cuidado con los cables de la tabla de planchar, el niño puede tirar de ellos.

9) Mantener la puerta del baño cerrada y la tapa del inodoro bajada.

10) Hay que proteger con punteras todas las esquinas de las mesas, especialmente las de las mesas bajas, porque la coordinación del bebé en esa etapa está en desarrollo y no controla bien sus movimientos por lo que podría caer y golpearse.

11) Si tenéis piscina, hay que colocarle una red o protector.

12) Para gatear el bebé debe ir con calcetines o con un calzado adecuado que le permita todos los movimientos sin dañarle.

13) Hay que decirle “no” cuando se acerque o quiera tocar algo peligroso.

14) Retirar todos los objetos afilados del alcance del bebé: tijeras, pinzas, máquinas de afeitar, cuchillos, etc.

15) Y, por supuesto, como he dicho antes, vigilar SIEMPRE al bebé por toda la casa. Jamás hay que dejarle solo.

¿Se os ocurre alguna más? ¿Cuáles pusisteis en práctica vosotros cuando vuestros peques empezaron a ser pequeños exploradores?