Piscinas y bebés.

image

 

Menudo día el de hoy. Aquí en Madrid estamos de fiesta por partida doble. Se nos ha juntado puente de 4 días con la coronación del Rey Felipe VI. Y es que estamos ante un evento histórico que, sin duda, nuestros hijos estudiarán en sus libros.

En lo que respecta a nosotros, y dado que el 9º sobrino decidió no dar señales de vida hasta bien entrada la madrugada del lunes 16, mañana ponemos rumbo a Bilbao. Así que, como podéis imaginar, el plan del finde pasado fue quedarse en Madrid. Lo que significa que estrenamos piscina. 🙂

En parte agradecí que nos quedáramos aquí ya que teníamos algún que otro plan organizado con anterioridad. Concretamente yo tenía una cena – despedida con mis amigas de Pamplona con motivo de la boda de Anita.

Coincidiendo con el primer partido de La Roja (y, por desgracia, prácticamente el último) la que se fue de parranda fui yo a diferencia de mi marido que se quedó en casa haciendo de babysitter. Como dijo él (entre risas): “los papeles se han cambiado”. 😉

¡Lo pasamos en grande! Eso sí, la edad y el ser madre se notan pues aunque no probé ni una gota de alcohol por aquello de llevar coche, al día siguiente estaba híper resacosa.

Y ¿qué mejor plan que relajarse en la piscina? Sí, ese fue el plan del fin de semana: estrenar la temporada de piscina! Y para Álvaro fue toda una novedad.

¿Le gustó? No sabría qué deciros. Al principio lloraba un poco pero luego, viendo a los demás niños jugar a su alrededor, empezó a moverse con media sonrisa. Y digo media porque iba tenso, tenso. No duró mucho en el agua. Supongo que irá soltándose poco a poco.

Me di cuenta de una cosa: bendito cesped! Álvaro no para quieto un segundo. En casa gatea de un lado para otro, se pone de pie, toquetea, va y vuelve sin parar. ¿En el cesped? Una pasada!!! Como el agua de la piscina, el cesped también era algo nuevo. Y algo que debe de darle respeto pues apenas se movió de su toalla. Yo encantada, como podéis imaginar. 😉

Para mí, ir con niños a la piscina, también es una novedad como supongo que lo será para muchos de vosotros así que os dejo algunas recomendaciones, evidentes por otro lado, para evitar “despistes” tontos:

1) Vigilad continuamente al pequeño: algo de sentido común.
2) Meterle poco a poco en el agua.
3) Respetar el tiempo de digestión.
4) No delegar en los flotadores y/o manguitos la función de salvavidas.
5) Los que tengáis piscina particular es importante que esté bien vallada.
6) Los juguetes acuáticos e hinchables deben estar homologados por la UE. En caso contrario pueden resultar defectuosos.
7) Tener localizado siempre al socorrista.
8) No olvidar nunca la protección solar.
9) Llevar siempre agua encima para evitar deshidratación.
10) Cuidado con los bordillos mojados. Pueden ser resbaladizos.

Y lo más importante: ¡¡Disfrutad!!

Anuncios

18 pensamientos en “Piscinas y bebés.

  1. Lo mejor que hicimos nunca fue comprar piso en una urbanización con piscina, estamos encantados porque, aunque prefiero la playa y a estas edades lo pasan mejor en la arena, es genial tenerla a mano para los días en que las playas se abarrotan y nos pisamos las toallas así que nosotros, entre semana, estaremos en la piscina inamovibles. Lo que sí hago es ponerles manguitos siempre, con dos peques se te puede despistar uno en dos segundos. Es más, cuando Alfonso tenía 20 meses, estaba yo moviendo una hamaca y el niño se cayó vestido y sin manguitos, creo que fue el peor susto de mi vida, y tal cual me tiré vestida yo en la piscina, embarazada de Rafa, en una zona donde a mi me cubría sólo hasta la barriga y con el golpe en las piernas pude tener yo tamb disgusto, En fin, que hay que estar con mil ojos!!!

  2. Muy útiles consejos, nosotros no tenemos piscina cerca, así que nos vamos a la playa, y tenemos unas ganas ya de pisarla y jugar con la arena y el agua!

    • Gracias Marta! No me extraña. Aquí en Madrid poca playa pero estoy deseando que llegue Agosto para pisarla. Ya os contaré la experiencia de Álvaro con la arena. Parece que la del parque va a la boca, a ver qué pasa con la de la playa ;-). Muchos besos y disfruta con tus princesas en la playa!

  3. Nosotros aún no nos hemos estrenado en la piscina, ni en la playa ¡qué vida más triste le estamos dando a mi bichilla! Y mira que le saco el tema a diario a su padre, pero nada, que no hay forma de convencerle.

    • Jajaja. Eso le pasa en la bañera. Cuando le digo “vienes con mami” se hace el tonto y sigue jugando y cuando le saco porque ya veo que está arrugado se enfada mucho!! Jaja. A ver si en la pisci me hace lo mismo ;-). Mua!!

  4. A mi con Covadonga me pasaba lo mismo al principio… el primer día ni la metí porque no paraba de llorar, el segundo día la metí y a ratos lloraba y ratos bien, y el tercer día hasta chapoteo! eso si de momento solo en brazos porque todavía le da miedillo y necesita estar agarrada… pero vamos que este finde pruebo manguitos y flotador!!!! Así que animo!!! esto es tener muuucha paciencia y ir poquito a poco! un besotee

  5. Wapiiiii!! Lo de estar quieto en su toalla eso lo experimentamos nosotros en la playa con la piccola…aunque creo que durara poco, porque ala que se hagan amigos de cesped y arena, seran non stop!! Y ahi nos veo a nosotrs siguiendoles por toda la piscina o playa! Por lo del agua fijo que le pasa y llegara un dia que no querra salir….son asi! Besitos y a pasarlo bien en Bilbo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s