Primera noche fuera de casa y…. ¡Overbooking!

He de reconocer que la idea inicial para este post era contar mi experiencia tras haber pasado la primera noche, en 15 meses, fuera de casa. Y es que desde que Álvaro nació, no me he separado de él ni un sólo día.

Hoy, por temas de trabajo, tenía programada una reunión en Ourense a las 12h. Ello suponía volar al aeropuerto de Santiago de Compostela y, de ahí, alquilar un coche dirección Ourense.

Mirando horarios de vuelos, tenía dos opciones: o bien coger un avión a las 7:35h de la mañana del propio miércoles, lo cual suponía levantarse a las 4:30h, como tarde, o bien, dejar todo apañado en casa (chica, Álvaro, Diego, … ), y coger un vuelo el martes a las 20h aun suponiendo pasar una noche fuera de casa.

Me decanté por la segunda opción. Los que me conocen saben que adoro dormir y me cuesta horrores madrugar. Imaginaos levantándome a las 4:30h de la mañana. ¡Imposible!. Sin embargo, como sabéis, la chica se va a las 18:30h que es cuando suelo llegar yo. Pero, dadas las nuevas circunstancias, ¿qué íbamos a hacer la tarde del martes?. Barajando varias opciones, finalmente sería mi marido el que, en vez de llegar a casa como suele hacerlo a las 21:30h, volvería antes para ocupar “mi papel”.

¡Todo arreglado!. Me fui tranquila de casa a las 9 de la mañana rumbo al despacho para ir luego directamente al aeropuerto con la tranquilidad de saber que en casa estaba todo controlado.

Controlado en casa sí que estaba. Sin embargo, nunca imaginé que tras llegar al aeropuerto de Barajas, y con tiempo suficiente, iba a pasarme lo que todo el mundo espera que no le pase en un aeropuerto: quedarse en tierra.

¡Sí, señores! Overbooking en el avión. ¿Over qué? Eso es lo que pensamos las más de 10 personas que nos quedamos en tierra. ¿Cómo es posible que Iberia venda más billetes que asientos tiene el avión? Pues sí, queridos lectores. Y lo peor, es que es completamente legal. ¿Consecuencia? Te quedas en tierra hasta el siguiente vuelo el cual, en nuestro caso, no era hasta las 7:35h de la mañana siguiente.

Así que, finalmente e irremediablemente, terminé por hacer la primera opción.

Eso sí, la compañía, Iberia en este caso, corre con todos los gastos: ubicación en otro avión, alojamiento, cena y desayuno en Hotel de 4 estrellas cerca del aeropuerto y un reembolso de 250€ por pasajero. Dentro de lo malo….Ni tan mal.

En resumen: Terminé durmiendo a tan sólo 10 minutos de casa pegándome el madrugón padre que, desde un inicio, quería evitar (5:30h).

En fin, como veis, la experiencia de pasar la primera noche fuera de casa, aun habiendo echado mucho de menos a mis hombres, ha pasado a segundo plano pues la realmente vivida ha sido digna de contar. Quedará como una anécdota.

Hace poco más de una hora que he llegado y el recibimiento de mi bolita ha sido genial! Ahora a disfrutar de mis chicos. 😉

Os dejo una foto, malísima lo sé, del amanecer del miércoles en Madrid. 😉

20140723-205259.jpg

Anuncios

15 pensamientos en “Primera noche fuera de casa y…. ¡Overbooking!

  1. Vaya, menuda faena, después de dejar todo organizado y bien atado… Pero todavía existe eso del overbooking? No estaba penado?

  2. Menuda telita!! si es que una se organiza para que los imprevistos nos fastidien de todas formas! Vaya que al final te quedaste con el madrugon y sin tus chicos… 😦 pues vaya! Al menos te han tratado bien los de Iberia, yo una vez tuve overbooking con Ryanair y nada de reembolso 😦
    Me alegro que haya quedado en una anecdota!
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s