Las embarazadas y los ancianos causan sueño.

IMG_0223.JPG

¡Qué casualidad! Sí señores. Sueño o ceguera global diría yo.

Y es que por mucho que sea graciosa la foto que va por título, lo cierto es que parte de razón sí tiene.

Cada vez es más común ver embarazadas (algunas embarazadísimas) que van de pié tanto en el metro como en el autobús. Qué daño está causando el MP3 y/o aparatos similares que hace que no nos demos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor. Nosotros, mientras tengamos nuestra musiquita taladrándonos el tímpano, felices y contentos en nuestro merecido asiento.

Y hago referencia a embarazadas porque, por suerte, todavía me queda mucho para llegar a la vejez. Así que mi experiencia se basa únicamente a cuando estuve en estado de buena esperanza.

Así, estando embarazada de 8 meses, después de haber pasado todo un día celebrando la despedida de soltera de mi amiga Inma por las calles del centro de Madrid, o sea sé, después de estar algo así como reventadísima, cogimos el Metro de vuelta a casa.

Éramos un grupo de 8 mujeres “de despedida” (nada discretas) yendo una de ellas disfrazada, con mucho gusto eso sí, de andaluza gitana reguapa. Vamos, que desapercibidas no pasábamos.

De esas 8 mujeres, no era yo la única que estaba embarazada por aquél entonces. Éramos 3 huevos kinder. Mi amiga Aran, Marian y una servidora. Estábamos de 6, 5 y 8 meses respectivamente. Sobra decir que a las 3 se nos notaba, y bastante.

Pues bien. Sábado a las 21h por el centro de la capital. Hora punta en el Metro de Madrid. Nuestra preocupación ya no era evitar que alguien nos robara, no. Era intentar no caernos de bruces contra el suelo pues apenas había espacio para sujetarse.

Aun con todo, a nadie se le ocurrió levantarse de su cómodo asiento. Nadie.

Ante esa situación empezamos las 3 embarazadas a gastar bromas en voz alta. Debían de estar todos sordos pues ahí no se inmutó nadie.

Creo que al final conseguimos sentarnos en la penúltima estación. Pero por espacio suficiente. No por que se levantara nadie. No.

Tela, telita, tela.

¿Os ha pasado a vosotros?

Anuncios

14 pensamientos en “Las embarazadas y los ancianos causan sueño.

  1. Siiii a mí también me pasó y también estaba de ocho meses, lo fuerte es que una mujer indignadísima empezó a hablar en tono alto para que se levantaran y nadie hizo caso, al final me tuve que salir unas paradas antes porque me empecé a marear y encontrarme fatal.
    Hay gente muy insensible!
    Besos!

  2. Ayyy, la suerte de vivir en ciudad pequeña es que no cojo transporte público jamás y, por suerte, esa situación me resulta lejana…aunque en el embarazo de Alfonso iba cada dos semanas a Madrid para grabar el programa que presentaba y ni lo del embarazo ni cuando subía escaleras cargada con maletón, ni si vas con muletas, nada de nada; la gente en ciudades grandes va a lo suyo. Sin embargo, seguro que tus vecinos, si te ven embarazada y con bolsas de la compra, se ofrecen a ayudarte. Lo malo de las ciudades grandes es la “despersonalización” total que existe…una pena.

    • Yo, gracias a Dios, apenas cojo transporte público. Donde esté el coche…. Pero lo que tu dices, estando embarazada mis vecinos unos soles. Que se me caía una lata de berberechos al suelo en el super? Se arrodillaban 2 a cogerla. Se nota que este barrio es familiar. Por lo demás, el centro de Madrid está despersolizado como tu dices. Besos.

  3. Qué fuerte. A mi, si me han cedido el asiento en el tranvía o el autobús. Y cuando no, tampoco estaba mirando para sentarme. Imagino que depende un poco del momento del día, la cantidad de gente, y sobre todo, la empatía. Porque mira que hay frescos que no se levantan ni a la de 3.

  4. La gente cada vez tiene menos miramientos con nadie. Hace unas semanas presenciamos una pelea en el vagón de tren adaptado para la entrada de carritos de bebés y minusválidos porque un señor llegó y se sentó con todo el morro. Una madre con un niño en el carrito, y otro pequeño que ya caminaba, le pidió el sitio para sentar al niño, puesto que es el vagón habilitado para eso, y no veas cómo se enfureció encima el señorito. Alegando que es el vagón para los carritos pero no para ceder el asiento a un niño pequeño.

  5. Yo, por suerte, vivo en una ciudad bastante mas pequeña que Madrid, así que uso poco el transporte público, pero cuando me tocó cogerlo siempre había algún sitio de esos reservados para embarazadas y personas mayores. Pero claro, tampoco sera lo mismo cogerlo en hora punta que cuando lo cogía yo.
    Da un poco de pena que la gente tenga tan poquita empatia.
    Besos

  6. Me ha pasado un porrón de veces!!!! En el él tren, metro, bus…. De coña!!!!
    Pero una vez se subió una justiciera en el metro, que fue diciéndole a todo el mundo que se levantara de su sitio, les daba en el brazo y le decía: que hay una embarazada!!!!! Y me señalaba con el dedo y me decía: ven aquí que ya se ha levantado este!!!!! Jajajajaja 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s