Accidente infantil.

IMG_0252.JPG

El pasado viernes, mi marido y yo, nos pegamos el mayor susto en lo que llevamos como padres.

Eran las 20:45h. Mi marido estaba esperando a que yo terminara de arreglarme para salir de casa pues habíamos quedado para ir a cenar y al cine.

Así que yo estaba en el cuarto de baño, pasando la brocha, repasándome la ralla del ojo y echándome un poco de maquillaje cuando oigo “PPPAAAMMM”. Un fuerte estruendo seguido de un llanto. No tardé ni medio segundo en salir escopeteada del lavabo dirección a la habitación de Álvaro.

¿Cómo me lo encontré? Tumbado en el suelo boca arriba.

¡Sí señores!. Mi hijo, siguiendo los pasos de su madre, se había caído de la cuna dándose de bruces contra el suelo.

¿CÓMO? Pensaréis muchos. Pues sinceramente es algo que sigo preguntándome a día de hoy. Por mucho que le de vueltas, no logro dar con ello. Supongo que habrá sido una mezcla de (i) colchón demasiado grueso unido a (ii) que los protectores estaban atados muy fuertes de manera que si metía la pierna por la parte de arriba y se daba un poco de impulso lograría “trepar”. Pena no haberlo sabido antes. 😦

Gracias a Dios no le pasó nada. El llanto (y el gran susto) se le pasaron con mimos de mamá y besos mágicos. En 10 minutos le tenía cantando por toda la casa. Mi hijo es así. Se me cae la baba. 😉

Cuando yo era pequeña también me caí de la cuna. Pero, a diferencia de Álvaro, no lloré nada. Podéis imaginar la cara de susto cuando, al día siguiente, mi madre fue a despertarme y vio que yo no estaba en mi cunita. ¿Dónde si no? Debajo de ella, durmiendo plácidamente. 😉

De tal palo, tal astilla. 😉

En fin, como podéis suponer, esa noche durmió en la cuna de viaje. Sin barrotes, ni colchón de un palmo de grosor ni protectores incómodos. Eso sí, al día siguiente mi marido y yo, lo primero que hicimos al salir de casa fue acercarnos a Carrefour a comprar un colchón MUCHO más fino. Ello, unido a que los protectores ahora están flojísimos, ayudará a que este episodio no se vuelva a repetir. Esperemos.

He de reconocer que, inconscientemente, me invadió un sentimiento de culpa y frustración al ver a mi pobre niño llorando como lo hacía. También me sentí impotente por no saber si se había hecho mucho o poco daño. Así que en cuanto él cayó rendido en la cuna me encerré en el baño y no pude evitar echar alguna que otra lagrimilla. Yo también me asusté.

Anuncios

24 pensamientos en “Accidente infantil.

  1. Menudo susto. Me pasó algo similar con l’aînée cuando era pequeña. Se dio la vuelta en mi cama y se tiró de ella. Tenemos parquet en el cuarto, pero no veas que susto más grande pasamos. Entre sus llantos, mi desesperación… Pero no fue nada, menos mal.
    Tu peque es un pequeño explorador 😉

  2. No te creas, que este es uno delos temores que yo tengo con mi bichilla. Es que es tan bruta y tiene una fuerza descomunal (ayer la pediatra se sorprendió de la mala leche y lo fuerte que se defiende la niña) que no me extrañaría que fuese capaz de hacer como Álvaro.

  3. Que sustos nos dan!!!A mi fue hace unos meses.Ellas ,de dos y tres años ,estaban en sofá sentadas viendo Pepa Pig,marido de viaje y yo preparando cena.Oí bummm.La peque contra el suelo boca arriba,se ha caido muchas veces pero esta vez me asusté mucho:se puso muy blanca y quizá del susto,dió dos arcadas.La mayor se echó a reir y le eché una bronca que ni te cuento.A la peque enseguida se le pasó,y la mayor y yo abrazadas llorando,de lo mal que me sentí por haberle gritado.En fin,no será el último susto.

  4. Claro que te asustaste, pero lo importante es que no pasó nada. La verdad es que a estas edades tienen que darse un golpe muy fuerte para hacerse daño! Menos mal que todo quedó en un susto y una anécdota!

  5. Nose si les pasara, pero desde el momento que escuchan el Bummp! hasta que ven la imagen del golpe, no les pasa por la cabeza cual película de acción, todas las catástrofes que pudieran encontrár? Pues a mi me pasa! Para dramática, yo, la primera!

  6. Mi mayor también se tiró de la cuna.. porque no se cayó.. él se tiró de cabeza a ver qué pasaba!!!!!!!!! la pequeña no… esa ha sido más tranquila pero de la cama… de ahí se han caído unas cuantas veces… qué le vamos a hacer… yo era igual 😉

  7. Que sustoooo! Pero no te puedes dar la culpa! Es algo que hacemos todas nosotras… pero no es lo justo, porque por esa regla de 3 cada vez que tu hijo sufra por amor, en el colegio jugando, etc nos sentiremos culpables! La lagrimilla es normal… el embarazo te ayuda a estar más sensiblina!!! Besitos mágicos para ti también!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s