¡No sin mi tete!

TETE Y POCOYÓ

¡Sí, señores! Ese es mi Álvaro. 😉

Y es que desde que volvimos de las vacaciones de verano (hace ya un siglo) se ha convertido en un niño completamente dependiente de su tete.

Antes, y os hablo desde que nació hasta hace prácticamente tres mes, únicamente usaba tete para conciliar el sueño. Y en ocasiones ni para eso. Nada más. Vamos, que yo ya iba alardeando contenta con que mi hijo no iba a tener problemas de tetes ni disgustos para dejarlo ya que decía, ilusa de mí, “no es un niño de chupete“.

¡Toma!. Lección aprendida: Nunca digas nunca. Y menos cuando de niños se trata. Son unos “traidores” (dicho con todo el cariño del mundo). 😉

¡En qué momento lo dije! Ahora es, casi citando al gran Quevedo, “un niño a un chupete pegado“.

Se levanta por las mañanas con el tete puesto. Y si se le ha caído de la cuna a media noche, cuando vas a despertarle por las mañanas ya sabe exactamente en qué ángulo se ha caído y te lo señala para que se lo recojas diciendo: tete, tete, tete.

Es tan fan del tete que le da igual si es suyo o no.

Ya me la “ha liado” en dos ocasiones. Y es que ¡se ha agenciado tetes que no eran suyos! ¡horror! (Con razón, este invierno está pillando de todo… 😉  Es broma. Por suerte eran de familiares). 😉

La primera vez, hace un mes aproximadamente, cuando fuimos a conocer a Paula (la hija de mi prima Raquel), mientras estábamos manteniendo una conversación “de adultos” de repente se acerca a mí con un tete puesto. ¡Sorprendida me quedé yo! Enseguida supe que no era suyo. Primero porque intento no salir de casa con el tete y segundo……. porque era ROSA!!! Y de tamaño diminuto. Pobre Paulita…. 😉

La segunda vez que me hizo algo parecido fue hace dos semanas. Estábamos en el cumple del primo Miguel. La escena fue la siguiente: todos los chicos (porque solo había chicos. Ya sabéis que es lo que abunda en mi familia) sentados alrededor de la mesa esperando a que la tarta fuera servida. Miguel, el protagonista, sentado en su trona, presidiendo la mesa. Álvaro a su lado (qué listo él). Miguel tenía el chupete puesto. Un chupete que, en cuestión de segundos, y sin que los más de 36 ojos que estaban presentes entre adultos y menores repararan en el cómo y cuándo, acabó en la boca se Álvaro.

Ese es mi hijo. Reconozco que en esos momentos sólo me entra la risa…. 😉

Ahora intento “distraerle” y hacerle ver que el tete no es para la calle y/o para jugar. Parece que vamos por buen camino (aunque ya lo digo con voz bajita por si las moscas).

Intento decirle: “El tete es para dormir”. Y si le pillo de buenas se va corriendo a su habitación y lo tira en la cuna. Bueno, casi siempre. Es un gamberrete y lo hace todo muy lento mientras me mira con cara de pillo sonriendo…. La mayoría de las veces lo deja caer en la cuna (esperando un enorme y sonado “BIEEEEN”) otras veces se lo mete en la boca otra vez y echa a correr…. 😉

Ya os iré contando cómo van los avances…

Ah! Y la cosa no ha quedado ahí. Al tete se le ha sumado su muñeco favorito (antes sólo nocturno) Pocoyo. Vamos, que sus utensilios nocturnos le acompañan durante todo el día. Pocoyó colgando de su mano derecha y tete colocadito en su boca.

Hay que ver cómo cambian en cuestión de días.

Anuncios

23 pensamientos en “¡No sin mi tete!

  1. Yo creo que es una etapa que pasan porque mi sobrino está igual.. de no quererlo y estar sus padres sufriendo para que no se chupara el dedo a…. no hay manera que lo suelte!!!!!!! yo tuve suerte con la pequeña y no lo cogió nunca pero con el mayor… llegó a los 3 años y medio con él…no había manera

  2. Jaja que gracioso! Me ha recordado a mi hermano que con 4 años salia del cole y le decia a mi madre que no se quedara a echar cafe y fueran a casa corriendo a pillar sus 3 o 4 chupetes jaja. O como metia la cabeza en el bolso de mi madre para chupar el chupete sin que nadie le viera! La mia dejo el chupete a los 2 meses, nunca le gusto, pero claro vive pegada a mi teta jeje aunque ya con casi año y medio cada vez menos. Pero le llaman la atencion los chupetes y se los intenta a quitar a los nenes y me lo pide en casa “pete pete pete” y le decimos que ella no tiene… No se lo queremos dar y tener que quitarselo unos meses despues… Pero me cuesta resistirme a darselo con la carita que pone jeje

  3. Mercedes!! Me siento totalmente identificada!! Con Cova me pasa igual!!! Sobre los 8 meses dejo el chupete y solo lo usaba para dormir, pero desde hace unos meses no lo suelta ni en broma!!! Y el peluche que usa para dormir es como una prolongación de su mano!!! No lo suelta! Ya se les pasara, o eso espero!!!! Animo!

    • Pocoyo mola cantidad! El otro dia le llevamos al teatro de Pocoyo en Madrid y alucinó. Había niños desde los 0 años hasta los 6! Casi para todas las edades ;-). Ese Pocoyó bailarin creo que lo van a dejar los Reyes este años 😉

  4. No te preocupes, Rafa acaba de pasar por esa etapa… Igual que Alvaro, usaba el chupete sólo para dormir, y de repente le dio fuerte un par de meses… Ahora ni se acuerda, aunque sí q a veces, al ver a Gabriel, lo pide, pero porque lo ve… Se le pasará!

  5. Pues estamos igual, bueno, Leo siempre ha sido de tete, eso no es nuevo pero ahora parece que depende mas de el y no solo del chupete tambien de su muñeco… No sé por qué será.

  6. Seguramente será una etapa… pero si, nunca digas nunca! jajajaja Que gracioso que es! ME lo imagino!!! La Chloe nada de tete, pero toma el pecho,…y a pesar de que hubi un tiempo que solo lo pedía para dormir, ahora lleva una temproada que lo pide incluso mientras juega. Yo creo que deben ser los dientes, o siemplemente fases por las que pasan y les da por ahí!
    Animo y besitos! tu como estás?

    • Jaja. Será eso. Chloe es unos meses más pequeña que Álvaro pero veo que hace lo mismo. Ahora ya vamos mejor. Hay días que ni se acuerda de su tete ;-). Yo voy muy bien!! Engordando poquito y muy ligera! Pero con 0 prisas aun ;-). Muchos besos bonita!

  7. Muy bueno lo del tete!!! El mio está en fase de “solo para dormir” yo se lo llevo en el carricoche, por si un día se cae y le pasa algo por tranquilazarle, pero nunca se lo doy salvo cuando va a dormir, a mi me ha funcionado decirle que se lo de a su osito de dormir, y la verdad es que se lo deja allí, sin ningún problema (aunque no canto victoria). Lo que me parece muyyy complicado es cuando se lo queramos quitar por la noche, porque al menos para el nuestro es “vital” jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s