Los temidos Kg. del embarazo.

2015/01/img_0267.jpg

Ya os dejé caer en el post anterior, y además no es ningún secreto, que en el embarazo de Álvaro engordé algo así como “más de 20kg”. Dejémoslo en “más” ya que creo que todo lo que supere esa cifra resulta, a estas alturas, irrelevante. 😉

Con semejante peso, junto a la revolución hormonal, no había día que, llorando, le dijera a mi marido: “Me veo como una foca. Soy una mesa camilla”. Fue cuando él, que es un cielo, me apodó “sexy mum” para hacerme sentir algo mejor. Y, sin duda, lo logró. 😉

Lo bueno, quizá, en todo eso, era que al ser alta y de constitución delgada, se notaba que “algo” había engordado pero no como para haberlo hecho en “más de 20kg”. Además, al igual que en este embarazo, cuando me quedé embarazada de Álvaro pesaba 6kg menos de lo que debiera pesar para estar “bien”. Vamos, que estaba demasiado delgada. Por tanto, aun con mis “más de 20kg” ganados, no daba la sensación de estar tan gorda. Ello ayudó también a no caer en “depresión gorduna”. 😉

Aun con todo, engordé lo que no está escrito y más. Kg que perdí, en un 80%, en dos meses y el resto pasadas las Navidades de 2013.

Siendo consciente de ello, uno de mis más temores para un segundo embarazo, era ponerme como me puse con Álvaro. Así que puse remedio desde el principio. A diferencia del primer embarazo, evité acudir a VIPS (y evitar, así, sus deliciosísimas tortitas con nata) con la misma frecuencia. Siguen siendo mi perdición (esas tortitas) pero digamos que ahora, en vez de acudir TODAS las semanas (y más de una vez) las pruebo una o, como mucho, dos veces al mes. En eso me está ayudando mucho mi marido. Le dije que me prohibiera cualquier visita a VIPS y, aunque es evidente que no lo logra al 100%, gracias en parte a él, visitamos esa cadena de restaurantes con menos frecuencia. Y no creáis que es fácil. No. Tengo dos al lado del trabajo y uno cerca de mi casa. Quien haya probado las tortitas con nata y sirope de caramelo de VIPS, sabe de lo que hablo! 😉

En este embarazo, digamos que he estado, y estoy, algo más obsesionada con la ganancia, inevitable por otro lado, de peso. Sin privarme de mis “caprichos rutinarios” como lo son las hamburguesas de McDonald’s (ya van 6 años del “Burguer de los jueves” sin excepción) y alguna que otra pizza, de Lunes a Jueves procuro comer a base de verduritas y carne o pescado a la plancha así como cenar mis rutinarias ensaladitas. Ahora bien, llega el jueves por la noche y hasta el domingo me permito el lujo de “disfrutar” sin remordimientos de otro tipo de comida.

También procuro hacer ejercicios prenatales de lunes a jueves lo que me ayuda a estar más ligera.

Sin embargo, con respecto a las comidas, no hago las 5 reglamentarias. De hecho, hasta pasadas las Navidades, nunca desyunaba. El revuelto de estómago me lo impedía. Ahora ya, camino de los 7 meses, parece que han desaparecido esas náuseas y me levanto con apetito. Ya era hora. 😉

Mmm, ¿qué más hago? Ah! Si! Sigo un menú de lunes a jueves (y así evitar caer en ciertas tentaciones) y me he comprado un dosificador de spary para el aceite en las ensaladas. Así tomo menos cantidad.

El tamaño de la tripa, la cual hasta ahora no ha salido, también ha ayudado a verme “delgada” hasta la fecha. Ahora ya es inevitable por motivos obvios. 😉

Y supongo que algo también ha tenido que ver, el tener un hijo. Pues a diferencia del primer embarazo en el que hacía vida completamente sedentaria, digamos que ahora Álvaro me “obliga” a estar más activa.

En fin, esto es todo lo que hago para no acabar como con el primer embarazo. Y parece que se nota pues aun con el peso ganado, sigo pesando lo que por altura debiera pesar sin estar embarazada. Eso me anima. 😉 Aunque creo que estoy muy lejos de pertencer a ese grupo de embarazadas que apenas engoran un par de kilos…. Me encanta, y disfruto, con un buen plato de comida. 😉

Y vosotras, ¿qué hicisteis para no engordar tanto? ¿Alguna recomendación para estos últimos dos meses y medio que me quedan?

Anuncios

20 pensamientos en “Los temidos Kg. del embarazo.

  1. Uff yo no te puedo aconsejar mucho ya que con Niño engordé 20 kilos y con Niña 16… La verdad es que no hice mucho por evitarlo porque comer me encanta y aunque no como exageradamente, no cambié mi dieta, así que engordé bastante pero bueno… Mi consejo es que si no tienes problemas de peso, disfrutes del embarazo incluyendo la comida y los antojos! Ánimo!

  2. Ay, yo no engordé tanto, pero es verdad que cada vez que iba a la matrona, me echaba un rapapolvo. Menos mal que el gine me decía que esas subidas eran normales… Yo caminaba y creo que llevaba una dieta normal, algún capricho me daba, claro. Pero no todos los días. COn la mayor, no podía probar determinada marca de chocolate, lo aborrecí. Y con la pequeña, pues, mi perdición fueron las patatas fritas…

  3. Yo llevo 14 kilos!! Más los que ya tenía de serie así q imagínate! Bueno, ya conté el otro día q me sentía como una cebropótama!! Jajajjaja. Que bien que te hayas controlado y hayas mantenido a raya esos kilos de más. En el parto y postparto lo agradecerás. Yo ya soy un caso sin remedio…

    • A mi me consuela que por el bajo peso que tenía, puedo engordar de 12 a 18kg según el médico. No creo que llegue a tanto pero de darse el caso no me sentiré tan culpable. 😉 Ánimo a tí también. Luego recuperaremos la línea rápido y estaremos estupendísimas 😉

  4. Hola Mer! feliz año por cierto, que no te he escrito hasta ahora! Yo ya te conté que con Gonzalo engorde unos 6 kilos y con Carmen solo 4, pero no me puse a dieta ni nada parecido, comía de todo y hacia 5 comidas porque me entraba enseguida el hambre, eso si en cada comida, según mi madre, comía menos de lo que suelo comer, pero vamos que tenía la despensa llena de donuts (mi perdición) y no me privaba de caprichos dulces. Creo que el tema del engorde depende de la constitución de cada una, si te faltan o no kilos, y de lo que te pases con la comida. Lo bueno de coger poco peso, es que a la semana de dar a luz pesaba menos que antes de quedarme embarazada, y después de seis meses me mantengo 😉 un beso y mucho ánimo con la recta final, anímate a subir alguna foto, seguro que estás guapísima!

    • Hola María! Feliz año a tí también. En esto de los Kg eres mi ídola ;-). Yo de jueves a domingo no me privo de nada pero si no hiciera lo de las ensaladas entre semana estaría como con Álvaro :-(. Muchos besos!

    • Eso es cierto! Aunque recuerdo con álvaro que al comienzo de la lactancia, cuando mi proposito era adelgazar todos esos kilazos de mas, comia mucho mas que en embarazo! Y ademas, cosas tipo m&m ;-). A ver como va la recuperación de la línea con esta chiquitina 😉

  5. En el primer embarazo,yo partía de 42 Kg (soy muy menudilla) y empecé a comer y a engordar a lo loco,me hacía hasta gracia.En el sexto mes,el gine ya me dió un toque ,y a los siete meses mi hija nació,que si no creo que hubiera llegado a los 30 Kg,,me engordé 22.En el segundo embarazo no engordé nada.Besazosss

  6. Yo soy de las que engordaron 20kg con el.primero y baje tambien el 80% en dos meses (de hecho me.case a los 3 meses y entré en el vestido previsto 😉 )
    Con el.segundo embarazo.no hice nada…pero tenia reflujo y me.entro un asco por todo lo que llevara azucar…y fueron solo 8.5kg lo que subio la pesa jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s