El gran avance del “aio”.

ENGA TA LUEGO

O, por lo menos, eso es lo que piensa mi marido.

Empezaré aclarando que cuando en casa se oye, de la boca de un renacuajo, la palabra “aio hay que entenderlo como un adiós”.

¿Os acordáis del post que publiqué en referencia al hola”, en el que hablaba sobre la inmensa fijación que tenía mi hijo para con la gente adulta a quien, fuese quien fuese, saludaba con un simpático desparpajo?

Pues bien, pasada esa etapa, ahora nos ha dado por el “aió” que, a diferencia del “hola”, usa no sólo para personas sino, también, para cosas. Un súper avance. Ahora os explicaré mejor.

Los que tienen, o han tenido, hijos que han pasado por la inquietante etapa de los 13 meses, lo entenderán mejor. Una etapa en la que los niños adquieren no sólo la independencia que no tenían hasta entonces sino el conocimiento de que ésta existe y pueden hacer “lo que les da la real gana”. Ahí empieza la fase del “desafío a papá y mamá”.

Mi hijo siempre ha sido un bendito. Un niño que apenas ha llorado, dormía (y duerme) sus 12h-14 horas seguidas, un niño “fácil” al que he podido llevarme a todas partes sin molestia alguna.

Yo estaba encantada. ¡Pedazo de hijo tenía! Pero cumplió los 13 – 14 meses y empezó a andar. ¡Ay amigos! ¡Se me acabó el chollo!. Y todo eso unido al comienzo de mi embarazo: náuseas y cansancio…. Fue terrible. Corriendo de un lado para otro (y yo detrás). Fue cuando empezó a “desobedecer”. Sí, señores. ¡Qué pronto aprenden!

Pues bien, así hemos estado fácilmente 6 meses. Y ¿qué ha pasado? Que ha venido el oportuno “aio” para darnos un poco de tregua. 😉

Ahora mi hijo empieza a obedecer. Y todo ¿gracias a qué? Al “aió”. De ahí que mi marido, con toda la razón del mundo, diga que ha resultado un gran avance para nuestras vidas.

Es un niño que tiene 22 meses y, evidentemente, ya se entera de todo. Conoce el significado de, prácticamente, todo lo que le rodea y repite (porque eso sí, es un charlatán de mucho cuidado) absolutamente todo (palabras e, incluso, melodías de canciones). Es increíble lo que cambian en pocos meses. Ello, unido al “aio”…. ¡Qué gran paso hemos dado!

El “aio” nos está ayudando a que ordene sus juguetes, a cambiar de tarea, a ir a cenar cuando toca, a despedirse de su querido parque, a apagar el iPad (sin berrinches) cuando el capítulo de Api (Peppa Pig) termina, a recoger todas las piezas de Mr. Potato cuando la hora del juego se ha terminado (aunque aquí, reconozco, a la que me descuido, vuelve a volcar el muñeco y todas las piezas al suelo. Vuelta a empezar), a irse a dormir, etc. En definitiva: a obedecer.

Y con las personas otro tanto de lo mismo. Si con el “hola” me sonrojaba en el súper, con el “aio” no está siendo menos. Además, ahora es más consciente todavía y su tono de voz aumenta ligeramente. Y ya, cuando hay niños de por medio, disfruta.

Cuando habla por el Facetime con “ela” (su abuela materna, la otra es “abu”), antes de colgar le tira un beso y le dice “aio”. De hecho, el otro día le enseñaba fotos de “ela” en el móvil y se reía diciendo “aio ela”.

Y con su padre es igual. Como cuando Diego llega de trabajar Álvaro ya está dormidito, intento llamarle todas las tardes para que hablen padre e hijo. Le suelta un súper speech que ni yo entiendo y cuando se cansa llega el momento “beso y aio”.

¿Y a Carlota? También le decimos “aio” casi todas las noches. Aio a la barriguita de mami. Aio a la foto de su eco 3D que tenemos en el salón. O, simplemente, no decimos “aio” a la hermanita. Depende como nos pille ese día. 😉

Y, por último, ¿que no le apetece algo? Recurre, como no podía ser de otra forma a su socorrido “aio”: aio bibe, aio plato de comida, aio agua, aio tete (¡Sí, señores! La etapa del chupete también está superada), etc.. 😉

En fin, ¿ha sido o no ha sido un gran avance? 😉

Anuncios

12 pensamientos en “El gran avance del “aio”.

  1. jajaja, que monada!!
    Si es que poco a poco y con paciencia todo llega.
    Dicho desde el desconocimiento de que el mío aún no ha llegado a esas etapas, jeje.
    Bss

    • Jaja. Sí, aio a todo. Lo del chupete superadísimo! Ahora se lo pongo para dormir pero el no lo reclama y nada mas levantarse lo primero que dice es “aio tete”, se lo quita y lo tira en la cuna ;-). Lo asocia a dormir y ya. Aio!

  2. Me he muerto de risa con la imagen que has puesto al comienzo del post. He leído el post de distinta manera, jajaja.
    Tu hijo está super simpático con el “aio”. Me encantan cuando comienzan a hablar y hay que traducir sus palabras.

  3. Mi hija mayor cuando tenía año y medio o así,iba diciendo hola a todo el mundo,pero no sólo eso:si veía a alguien con una barra de pan le pedía:”quero pa”.Mi hija pequeña va camino de tres, y lo habla todo,otra cosa es entenderla,creo que la única que la entiende al cien por cien soy yo.Yo me parto con ella.La mayor también parecía que hablaba chino y ahora pronuncia y dice unas palabras que me deja alucinada,así que espero que la peque le siga sus pasos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s