Mudanza: embarazada de más de 8 meses y con un hijo de casi 2 años.

  

Sirva este blog y, en especial, este post para dejar por escrito la promesa de que nunca, nunca jamás, volveré a hacer una mudanza a 3 semanas de dar a luz y con un hijo, de casi 2 años, danzando por casa.

Y es que, no sé qué tienen los embarazos en mi familia que en casi todos nos da por hacer mudanzas. 

Ya mis padres, cuando yo nací – era la tercera hija -, se cambiaron a la casa en la que actualmente viven. 

Mi hermana Victoria, a dos meses de dar a luz a Jorge, también se mudó -junto con dos niños más- a una casa nueva. 

Mi hermana Laura que, recordaréis, tuvo a la niña prematura, ingresó en el hospital el mismo día en que tenía programada la mudanza. Tuvo que ir mi marido a abrir la puerta de la casa a los mudanceros.

¿Y nosotros? Pues, qué puedo decir. Parece que no escarmentamos con la mudanza a cuestas que realizamos cuando yo estaba embarazada de 7 meses de Álvaro. Y ahora, a 3 semanas de conocer a Carlota, sólo se nos ocurre a nosotros planificar otra mudanza. Y encima, esta vez, con mucho menos margen “de maniobra”.

Como veis, esto de las mudanzas viene de familia. Sólo falta mi hermana Mónica. ¡Sister! Piénsatelo 2 veces antes de mudaros! 😉

¿Cómo estamos? Agotados. Y yo, reconozco, agobiada. Agobiada porque aunque ya tenemos prácticamente todas las cajas desembaladas y las cosas colocadas en su sitio – esto ya empieza a parecerse a un hogar – ahora nos falta, quizá, lo más importante: ordenar toda la ropa de Carlota, preparar su maleta para el hospital – y la mía -, montar la cuna, el Bugaboo y la bañera. Casi nada. Solo de pensarlo ya me agobio…. 😦

He de dar las gracias a mi prima Cristina pues sin su ayuda, el día de la mudanza, habría sido peor. 

Y es que nos brindó su casa para dejar a Álvaro y a la chica durante todo el viernes – día de mudanza -. 

¡Bendita idea! Álvaro se lo pasó bomba. Os recuerdo que mi prima tiene 4 hijos varones así que podéis imaginar la habitación de juegos que tienen. ¡Una habitación que tiene de todo! Álvaro enloqueció nada más entrar (ya la conoce de otras ocasiones). Además, se nota que – de momento – es hijo único (por poco tiempo) y que necesita estar con otros niños. De ahí la importancia de tener hermanos. 😉 

Qué puedo decir: ¡disfrutó como un enano! 😉 Y nosotros pudimos gestionar bien la mudanza.

A las 20h fuimos a recogerle y a las 21h estábamos todos cenando. Eso sí, cenando entre cajas de cartón.

El resto del fin de semana que, recordaréis, fue pasado por agua, tuvimos a Álvaro casi todo el día sentado en una trona distrayéndole a base de dibujos. Sé que no es lo mejor del mundo – llamadme mala madre – pero ¿qué haces con un niño de casi 2 años en una casa llena de cajas y peligros para él mientras fuera no para de diluviar?.

Además de todo, la casa es un duplex por lo que podéis imaginar el peligro añadido. Eso sí, una de las primeras cosas que hizo mi marido fue instalar en las escaleras- tanto arriba como abajo  – una puerta de seguridad para niños.

A todo esto se le sumaba el no tener Internet. Pues la “querida” compañía de telecomunicaciones, aun habiendo mi marido planificado el traslado con un mes de antelación y habiéndoles indicado que el traslado se realizaría el viernes 20 de marzo, no fue hasta el lunes 23 por la tarde que vino el técnico a instalarlo. Sin comentarios ¡Manda narices!.

He de decir que Álvaro lo está llevando muy bien. Tanto Diego como yo creemos que la casa nueva le encanta y, de momento, está contento. Desde su habitación se ve el parque infantil por lo que cada mañana, sin tregua, lo primero que hace al despertarse es pegarse al ventanal y decir: “hola arque” (parque). Lo mismo si va al salón donde se ve la piscina. Va corriendo y saluda con un: “hola ina”. 😉

Ahora bien, es cierto que, quizá, está más susceptible de lo normal y llora con más facilidad – cuando no nos viene con las temidas rabietas-. Mi marido y yo bromeamos cada vez que llora diciendo que la vecina de enfrente – quien lleva un año sin vecinos – se está arrepintiendo de que hayamos desembarcado nosotros. 😉 Espero que no. He de decir que es encantadora.

Aun así entendemos que su reacción es normal. Para él también es un súper cambio. Un cambio previo al nacimiento de su hermana. Espero que todo salga bien. Temblando estoy. 😉

Recapitulemos: fin de semana en casa nueva /  llena de cajas / con unas escaleras peligrosas donde las haya para dejar a un niño que campe a sus anchas por la casa / sin Internet / diluviando todos los días – sin parar – / y yo embarazada de más de 8 meses. 

Conclusión: nunca más. Ha sido agotador aunque para agotado mi marido. Ha trabajado como nunca y gracias a él, hoy podemos decir que tenemos un hogar habitable. ¡Gracias mi amor!

Gracias a Dios ya hemos terminado casi con todo. Solo falta, como he dicho, las cosas de Carlota que, como no me ponga las pilas, me veo volviendo del hospital y buscando los pañales entre cajas. 🙂

¡Mamá, papá, en la próxima mudanza os mandamos a los niños una semana – MÍNIMO -.! 😉

Anuncios

34 pensamientos en “Mudanza: embarazada de más de 8 meses y con un hijo de casi 2 años.

  1. Madre mía, a las recientes mamás, o próximas a tener otro, os ha dado por mudaros. Conozco unas cuantas mamis que habéis hecho esta aventura de mudarse a pocas semanas de dar a a luz. Es una paliza, pero luego… Queda todo bien, y a tiempo 😉

  2. Jajaja, mola vuestra tradición de mudanzas! Yo espero durar muuuuuchi tiempo en mi casa porque solo con pensar en tener que vaciar los armarios se me ponen los pelos de punta! No te metas mucha paliza! Besicos

  3. Bueno, piensa que ahora ya está! Yo no hice mudanza pero me lié a hacer obras…. Arrancar el suelo y poner parquet y acondicionar los baños…. embarazada de 8 meses…. con un peque de 18 meses…. Fue horrible. Nos tuvimos que trasladar a casa de mi suegra dos semanas, los obreros a contrarreloj porque tenían que acabar antes de que yo diera a luz, yo agotada de meter cosas en cajas y después el faenón de sacarlas…. Por las noches me subía hasta la fiebre de lo agotada que estaba…. Nunca más!

  4. Mucho animo Mer! Menuda campeona, Carlota te va a salir un torbellino, con tanto revuelo que ha tenido. Yo cuando me mude a la actual casa estaba embarazada de Gonzalo, pero como de cinco meses, aunque lo recuerdo agotador, así que tu estando de más de 8 debes estar agotada! Descansa mucho! Un besazo.

  5. Yo me mudé embarazada de 6 meses y sin más niños, y la verdad es que creo que pese a los nervios hicimos bien, porque tras el nacimiento todo hubiera sido más complicado. A ver si no va tan mal la cosa como la pintas.

  6. Bueno bueno..aquí te habla una que tiene apuntadas todas las casas/provincias/ciudades donde ha vivido y son 44. Desde los 4 años que se divorciaron mis padres hasta los 18 que dejé de vivir con ellos, pasamos por 44 casas!!! Y 3 mudanzas me pillaron pequeña pero el resto me las comí todas con patatas. tener que envolver las cosas, guardar ropa, tirar cosas que no te dejan llevar,cargar cajas etc. Por suerte desde que conocí a mi marido he dejado mi culo quieto (aunque con él he tenido 3 mudanzas) y por ahora espero que siga así porque estoy harta de mudanzas.

      • pues ya conoces una jaja. de ciudades, puedo hablarte de 9 distintas, 5 colegios,2 institutos y mil pueblos.. en serio,no mola nada.

      • jajaja ya lo creo. Precisamente la semana pasada encontré las cartas que me escribía con los amigos/compañeros/novios que iba dejando atrás y de ahí pude hacer la lista con las casas donde había vivido porque era imposible acordarme.
        En cada ciudad,unos cuantos pueblos,y en cada pueblo varias casas. esa faceta nomada de mis padres nunca me gustó. Con decirte que ahora ni se donde están porque ellos siguen mudándose cada poco y yo ya he desistido de intentar acordarme..

      • si,pero te confieso..que no termino de echar raices del todo porque tengo ese miedo de que en cualquier momento me toca mudarme ajaja.

  7. pero reina!!! porqué dos mudanzas en tan poco tiempo????? si ya teníais claro que ibais a tener varios niños, jaja… os podíais haber ahorrado una!!! Vamos, nosotros nos mudamos estando embarazada de seis meses de Alfonso y maridín decía que a un piso de tres habitaciones; le dije que ni hablar, que si queríamos tres hijos, buscaríamos piso de cuatro habitaciones,¡¡¡menos mal!!! Bueno, qué bien que tengas chica en casa,¡¡¡ qué envidia!!! De todas formas, eso del síndrome del nido me da qué pensar porque es muy típico eso de querer ordenar, hacer limpiezas de armarios, comprar muebles, etc justo al final del embarazo!!!! Bueno, espero que la paliza haya merecido la pena… Y por favor, espero que hayáis elegido casa para los próximos 10 años por lo menos!

  8. Y al final qué tal con la interna??? Cuéntanos sobre ella!!!
    Yo estoy con una externa pero no paro de darle vueltas a los pros y contras… 😦 Sobre todo pensando en si nos quedamos de un segundo!!!!

    • Muy bien. Es un lujo tener a alguien las 24h al día. Si pensáis en un segundo os lo recomiendo. Sobretodo por si te pones de parto de madrugada, o cuando estés de 8 meses. Eso sí, tenéis que tener espacio. Una habitación para ella aunque nosotros la usamos también como cuarto de la plancha y de juegos de Álvaro 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s