Algunas cosas que sólo quien ha crecido entre hermanas entenderá.

Seis Hermanas

Foto: Momentos antes de la boda de Laura. Hace ya algunos añitos… 😉

 

El otro día, mi hermana Andrea compartía un artículo en Facebook etiquetándonos a todas las hermanas. Un artículo, buenísimo por cierto, que hablaba sobre las 20 cosas que sólo quien ha crecido con muchos hermanos entendería.

Eso nos hizo recordar la de cosas que nos pasaron a nosotras. 6 hermanas, todas mujeres, conviviendo bajo el mismo techo. Cuando una salía del pavo, entraba la siguiente. ¡Non stop, señores!. Pobre mi madre. Y pobre mi padre también pues si a 6 hijas le sumas a tu mujer y suegra podéis imaginar cómo estaba en casa, único varón entre tanta mujer. 😉

Bromas aparte, siempre estaré agradecida de haber crecido en una gran familia. No sé cómo es crecer con chicos – aunque sí empiezo a ver cómo es convivir con ellos – pero lo que sí sé es que crecer entre tanta mujer, aun con las discusiones propias de hermanos, ha tenido sus ventajas. He aquí unas cuantas:

1) Compartir el GRAN placer de ir de compras: ¿A qué mujer no le gusta ir de compras?. Es algo que no sólo nos resulta placentero, es que en días malos resulta hasta terapéutico! Y con tanta hermana podéis imaginar. Siempre había alguna disponible para acompañarte. No sólo eso. Estoy segura que mi marido, en época Navideña sobretodo, está más que agradecido de tener un gran ejército dispuesto a sustituirle – y sin pedir nada a cambio -. 😉

2) Tienes Zara entero – y la última moda – metido en casa. Otra ventaja maravillosa. Las seis somos de gustos similares – menos la pequeña cuando tuvo una época en la que la llamábamos gótica. Época que, gracias a Dios, terminó -. ¿Que tenías una cena y no sabías que ponerte?,  ¿o una boda y no querías repetir vestido? ¡La ropa no era problema!. Eso sí, lo de “tomar prestado” era más habitual que lo de “pedir permiso“. 😉

3) Asesoramiento a la carta: Sea el tema que sea, o tengas el problema que tengas, siempre habrá una hermana que de en el clavo.  Y si no, puedes acudir a otra. O a otra. O a otra….

4) Los chicos, esos grandes desconocidos. Si la época del pavo de una mujer ya es dura, sumadle a ello el “interés” por los chicos habiendo crecido en una familia en la que el único varón era tu padre. Ya os lo digo yo: ese pavo se multiplica por 100. Pobre madre. Y pobre “hermana de turno” a la que ibas con tus historias….

5) ¡Las juergas entre hermanas son divertidísimas! Y os lo dice una que, aun siendo – o pretendiendo ser – una madre respetable, la década de los 20 a los 30 años he sabido cómo pasármelo bien. Por edad he salido mucho con mis hermanas Laura y Mónica y os puedo asegurar que esas noches han sido divertidas no, lo siguiente.

6) Pasar muchas tardes jugando a princesas – sin príncipes -. Por mi casa han pasado todos los disfraces de princesas habidos y por haber. No han sido pocas las tardes de domingo en que nos disfrazábamos y jugábamos a tomar el té como en la realeza. ¡Con guantes y todo, oigan! ¡Qué tardes tan divertidas y qué buenos recuerdos tengo!.

7) ¿RoboCop? ¿Darth Vader? ¿Quiénes son esos? Una de las películas por excelencia en nuestra casa era Sissi Emperatriz. Siempre soñé ser como ella. Qué guapa era Romy Schneider. Creo que ahora todas las hermanas  – menos las pequeñas, ellas son de otra época – tenemos la colección completa en cada una de nuestras casas aunque en mi caso todavía no he logrado “engañar” a mi marido para verlas… 😉

8) Fútbol? Qué es eso?: Quien entra en mi casa sabe que nunca habrá peleas entre ver un partido de fútbol o una película “femenina”. Gana lo último por goleada y eso mi padre lo tiene más que asumido. Es más, hace pocos años compró una TV plasma de 52 pulgadas que colocó en la buhardilla de casa para ver el fútbol con los “hombres” – sus yernos -. El primer día, hombres arriba viendo partidazo y mujeres abajo viendo peliculón, no tardó ni una primera parte en bajarse con nosotras.  Ahora la TV de 52 pulgadas está en el salón. Se le saca mayor partido. 😉

9) Adiós al turno del baño….¡hasta dentro de 3 horas! Si en una gran familia ya cuesta evitar que te roben tu turno para el baño, imagínate si en esa gran familia, todo son mujeres. Mujeres que tienen que maquillarse, secarse el pelo, depilarse, cambiarse de ropa 7 veces… La solución en mi casa pasó por hacer un cuarto de baño para cada una de las 6 hijas. Ahora, en la casa nueva de mis padres, tenemos cada una nuestro espacio.

10)  No soportas la soledad: Esto es algo que ocurre en todas las grandes familias pero tenía que ponerlo. Cuando abandoné el nido reconozco que me encendía la TV para no sentirme sola.  Ahora también os reconozco que con peques de por medio agradezco momentos de soledad…. 😉

11) Cuando tu madre quiere llamarte nunca acertará tu nombre a la primera: No es tópico, es pura realidad. Otra de las cosas que suceden en cualquier familia. Y ya si a ello le sumas un parecido extremo con algún hermano, ya podrás tener 50 años que seguirán confundiendo tu nombre. Esto nos pasa a mi hermana Andrea y a mí. Somos tan parecidas (en gustos sobretodo) que rara es la vez que se acierta con nuestros nombres. Tranquilos, está más que asumido. 😉

12) Fiesta de pijamas noche sí noche también: Al nacer en una familia de todo mujeres, compartir habitación se convertía en algo ineludible. Así, las noches en las que no se discutía se convertían en conversaciones hasta bien entrada la noche… o en jugar al zapatillazo – ¿eh Moni? -. 😉

13) No te basta con tener sólo una madre: No sé lo que es tener un hermano que te “zurre” o se las dé de “machote” pero sí sé lo que es tener una hermana que se las da de “madre” cuando tus padres están de cena.

14) 6 rosas para Sant Jordi: El 23 de Abril nunca te quedabas sin tu rosa. Aun estando soltera, ese día siempre había una rosa para ti.

15) Y 6 rosas en cada boda: Cuatro son ya las bodas que ha habido en mi familia y en todas se impuso como tradición el entregar una rosa a cada hermana. Siendo 6, y mujeres todas, podéis imaginar el momento de emoción.

Y hasta aquí mi repertorio. Como veis, crecer entre tanta mujer ha resultado muy divertido. Evidentemente hace ya tiempo de ello. Cuatro ya somos madres y nuestras prioridades ahora son otras pero, aun estando lejos, seguimos acudiendo unas a otras para buscar apoyo sisteril.

Anuncios

10 pensamientos en “Algunas cosas que sólo quien ha crecido entre hermanas entenderá.

    • Jaja. Yo siempre digo que los hermanos es el mejor regalo que puedes darle a tus hijos pero en tu caso seguro que esa afinidad la tendrás con tus primos! Cuando nos juntamos todos es divertidísimo! Muchos besos!

  1. Os lo habeís tenido que pasar pipa,que maravilla!!Yo confío en que mis hijas siempre sean las mejores amigas,aunque ahora siempre están a la gresca.De momento la ropa si que se la pasan (que remedio).En mi casa el rosa y las princesas son los protagonistas,muy a pesar del papi,aunque ya lo tiene asumido.Oye,y los novios o maridos de las seis,que tal?Me imagino que a tu padre lo tendríais como a un rey.Muy guapa Laura de novia.Besos

  2. Nosotros también somos 6, mayores, las 3 chicas.. Pero había peleas todo el día jajajajaajajaj. Yo soy muy mía, odiaba que me cogieran más cosas, la ropa, que me tocasen todo. Y mis hermanas eran un desastre y no cuidaban nada, lo perdían o me lo rompían. La verdad es que nunca nos llevamos demasiado bien, me llevo mejor ahora que somos grandecitas y no con todas, solo con la mayor. Pero bueno, también tiene que ver las circunstancias, el divorcio de mis padres, nos separaron a las hermanas.. Jaleos varios je je
    Me alegro de que os llevéis tan bien, me has recordado a la serie 6 hermanas! Je ej.

    • Jaja. Esa serie la veo yo por las noches por Internet y me encanta. Nosotras también hemos tenido nuestras peleas y quizá ahora, al ser mayores, ser madres y vivir cada una en una ciudad, hace que los pocos momentos que pasamos juntas dejemos a un lado las diferencias. A veces las circunstancias de la vida hacen que las relaciones se enfríen pero estoy segura que ese cariño y amor lo llevais dentro. Como dice mi padre, de un marido te puedes divorciar pero de tus hermanos no. Y tiene mucha razón! Un super besazo!!!

  3. jajaja, mi único consuelo es que uno de mis hermanos odiaba el fútbol y digamos que tenía una sensibilidad especial que la mayoría de chicos no tiene, le gusta cocinar, es más tranquilo, se arregla más que yo… si me lee él va a decir que la gente piensa que es gay, pero no, sencillamente no le carateriza lo que a mucho otros chicos… En cualquier caso, menos mal que fui a un colegio de chicas para compensar lo de casa, jajaja… Mira, lo de la ropa aún lo siguen haciendo mi madre y mis tias, jaja

    • Jajaja. Y no he puesto que también fuimos a un cole de chicas. En casa no supimos lo que era un varón casi hasta los 18 años! Jaja. Lo de tu hermano qué gusto para tí! Criarte con tanto chico supongo que habrá sido divertido también 😉 Besos!

  4. Que bonito!

    Nosotros somos 4 dos y dos y con mi hermana es con la que peor he congeniado siempre, para que veas! Si es que es de las poquitas a las que no le gusta ir de compras!!! Jaja

    La verdad que me ha dado un poquito de envidia algunas cosas de las que dices, supongo que porque no las he vivido así, aunque tengo otras claro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s