La especial fijación de los niños (que no niñas) por los coches de muñecas. 

  

Hace aproximadamente un año, cuando Álvaro tenía 18 meses y yo estaba embarazada de Carlota, empezamos a ver cómo nuestro hijo mayor comenzaba a mostrar un especial interés por los coches de muñecas. Juguete, molón donde los haya, que descubrió no precisamente en casa sino en la urbanización. 

Él salía al parque con su moto de dos ruedas y a la que veía una niña pasear a su muñeco en un súper cochecito, rosa a más no poder, la aparcaba – si por aparcar puede entenderse dejarla tirada donde pillara – e iba corriendo con la niña. Con sonrisa sutil, haciéndose el remolón y a la misma velocidad con la que cae un rayo, se hacía con el cochecito. 
Esa especial fijación pasó ante mis ojos por tres fases: 

Primera, y echándole la culpa a las temidas hormonas del embarazo, ese gesto me parecía adorable. ¡Qué mono! – pensaba para mis adentros-. ¡Dice bebé. Sabe que va a tener una hermanita!. 
Segunda fase: Volviendo a echar mano de las hormonas empecé a extrañarme. ¡Le gustan los cochecitos ROSAS!. Todos los niños con motos o coches y el mío sólo echaba mano de los cochecitos de muñecas. ¿Debemos preocuparnos? – le preguntaba bromeando a mi marido -. 😉
Tercera fase: Recuperando la cordura y dejando de lado mi afectación “preñil”, llegamos a la siguiente conclusión: ¡es un chicazo!.
¿Qué hace una niña con un carrito de muñecas? Lo pasea de arriba a abajo, meciendo a su “bebé” con – casi – el mismo cariño con que una madre mece a su hijo.
¿Qué hace Álvaro con un carrito – robado – de muñecas?. Primero, localiza la rampa más cercana y empinada que tiene cerca para, acto seguido, subirla y – aquí viene la diversión – ¡¡lanzar el cochecito!!. Por supuesto él va corriendo detrás a ver quién llega antes. ¡Cero delicadeza oigan!.
En fin señores, lo que antes se consideraba un juguete para niñas hoy en día mi hijo ha sabido cómo encontrarle su particular diversión. Y es que ese artilugio empieza a ganar terreno y a posicionarse, casi casi, como un balón. 😉 

¿Vendrán los RRMM con un cochecito bajo el brazo?. 😉

Madres de varones, ¿les pasa esto a vuestros hijos?. 

Anuncios

15 pensamientos en “La especial fijación de los niños (que no niñas) por los coches de muñecas. 

  1. De entrada no me gusta la consideración de juguete de niñas y de niños. Pero bueno, entiendo que te refieres tradicionalmente.
    Aunque Leo ya viene también hablándome de juguetes de niños y niñas… 😔

    Leo tuvo un tiempo que también jugaba con una especie de cochecito rosa heredado de mi sobrina pero era horroroso, la misión era la misma subir la rampa de la cochera y dejarlo caer. Y la segunda versión del juego era pasearlo para recoger piedras…
    Hasta que llegó el tractor a casa y desbancó el cochecito – rosa

    • Si claro, me refiero a lo que hasta ahora ha sido. Está claro que hoy en día ya juegan con todo. Jaja. Lo de las piedras es buenísimo!! Me alegro que Leo hiciera lo mismo que Álvaro. Veo que son cosas de niños lo de tirarlo por una rampa ;-). Muchos besos!!

  2. jajaja, pues Rafa, la última vez que vio un carrito, se puso a dar el bibe al muñeco, no digo más, jajaja… pero bueno, yo creo que también es normal que les llame la atención, es algo con ruedas y no lo tienen en casa 😉

  3. El mío también juega con el cochecito, le gusta empujarlo corriendo, pero a Niña también. Con lo que se divierten mucho es paseándose-corriendo por casa, primero se sienta uno y empuja el otro, y luego se turnan. Jejeje es muy divertido

  4. Pues oye si eso le divierte ,ya tardas en encárgarlo a los Reyes.También a algunos niños les encantan las cocinitas.Las mías no son de juguetes masculinos,son de princesas a tope….q pesadicassssss.Besazos

  5. Bueno…el mío con 2 años tuvo su primera sillita de muñecas. Rosa. Jajaja. El padre quería matarme pero ay majo… hay que educar en igualdad, a aguantarse.
    Le encantan las cocinitas, las muñecas y esas cosas así que tenemos de todo.

  6. Pasa que esos juguetes…molan!! Hace años los niños no “podían” jugar con ellos, pero tampoco los padres llevaban sillas de paseo porque era un rol femenino. Hoy en día las cosas están cambiando entre padres y madres y también está repercutiendo en la.libertad para expresarse a través del juego. Igualdad… Que jueguen que jueguen!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s