Cuando te das cuenta de que ya no molas….

IMG_4675

Ya estamos de vuelta de nuestras ajetreadas, pero felices, vacaciones.

 

Como sabéis hemos estado unos días en Lleidao Mordor, según se mire, pues la niebla impidió que viéramos el sol hasta el último día – y en Bilbaoa 15 grados sí, pero con katiuskas y paraguas en mano -. Tanto en un lugar como en otro hemos disfrutado muchísimo. Abuelos, primos, tías, villancicos, comilonas, más comilonas, turrones, más turrones, carruseles, parques de bolas, paseos….. ¡y hasta una visita – a estas alturas ya obligada – a San Mames!. ¡Podéis imaginar!.

 

Sin embargo, y después de este desfase y descontrol en cuanto a horarios y rutina se refiere, no os miento si digo que, aún con pereza y cierta “tristeza” por haberse terminado las Navidades, agradezco infinitamente volver a la rutina.

 

Y es que tanto viaje, tanta emoción, tanta gente “bailándonos el agua” ha hecho que la estancia en ambos sitios convirtiera un hijo en un “desinteresado de su madre” y una hija santa de día en guerrera de noche.

 

En cuanto a esta última, Carlota esen boca de mi suegrala niña más buena que ha visto nunca. Y es que sí, señores. No es que yo lo piense, es que Carlota ha pegado un cambio brutal. Es una niña que vaya donde vaya no dice nada. Solo observa y ríe. Y si tiene sueño se duerme allá donde estemos. Pero por las noches…. ¡Ay amigos!. No sé sí han sido los dientes o el extrañar su cuna pero lo cierto es que durante nuestra estancia fuera de casa, ha tenido más despertares nocturnos que en toda su corta vida. ¿Y quién ha sufrido esos despertares? Sus padres, por supuesto. Eso sí, ha sido volver a casa, a su cuna, a su rutina, y volver a dormir plácidamente. Algún que otro despertar tiene ya que los dientes le están dando guerra pero nada que ver con las 15 veces que se despertó una noche en Bilbao.

 

Con respecto a Álvaro…. ¡Qué deciros!. Ha vuelto más empadrado que nunca. Supongo que, en parte, es debido a los celos que está empezando a manifestar. ¡Y que papá mola mucho, claro!.

 

Hace unos meses, justo antes de dar a luz, publicaba un post relacionado con los celos tras la llegada del nuevo hermanito. Un tema que, en ocasiones preocupa, y del que no he vuelto a hablar, entre otras cosas, porque Álvaro no ha manifestado celos….hasta ahora. 8 meses después.

 

Al principio, esos celos nos parecían inofensivos. A sus 32 meses habíamos vuelto al chupete de día y a no soltar, por nada del mundo, su muñeco de apego, el tan querido Pocoyó. ¿A qué era debido ese “retroceso”? Al hecho de ver a su hermana con el chupete colgando allá donde fuera. Y claro, el también quería.

 

A esas manifestaciones de celos, ya digo que inofensivas, se iban juntando otras. Y otras. Y otras. La actitud que tomamos mi marido y yo fue “aprovecharnos” de ellas. Estaba claro que él quería todo lo que su hermana tuviera. Así que utilizamos a Carlota como excusa. ¿Que toca ir guardando los juguetes e ir a la bañera? Allí que llevábamos a Carlota para que él quisiera ir. ¿Que no queremos sentarnos en la trona para cenar? Hasta que sentábamos a Carlota en la suya. En fin, como veis, nos han venido hasta bien esos celillos pues lográbamos que sus “noes” se convirtieran en “sies”.

 

Ahora bien, tras el paso de las Navidades y el ver cómo yo, su madre, estaba todo el día pendiente de Carlota, ha hecho que pierda cierto interés en mí. Yo, que me paso el día haciéndole gamberradas y sacándole sonrisas, he dejado de interesarle. Mamá ya no mola.

 

Ahora se ha vuelto híper fan de su padre. ¿Y yo? Debo de ser una aburrida. Si está su padre en casa, quiere que sea él quien le cuente un cuento – o varios porque torearle le torea un rato -.¡A jugar con papá, por supuesto!. Estar con él mientras come, bañarle, vestirle, cambiar pañal, ir de la mano…. Todo con papá.  ¿Y a mí?  A mí que me zurzan. A veces se despide de mí con un “Adiós Mama. Vete con Carlota. Te quiero mucho“. Sí, te quiero pero vete. Como veis, en nuestra casa empiezan a ir los hombres por un lado, las mujeres por otro. 😉

 

Con la vuelta a la rutina confío es que esta situación de celillos se normalice un poco. No hay que dramatizar y yo sigo tomándomelo a risa. En el fondo me encantan esos amores hacia su padre. No lo puedo evitar. Eso sí, hay una cosa en la que sigo siendo la “favorita”. Y es que, para bien o para mal propio, por las noches, si hay alguna pesadilla, a quien llama incesantemente es a “mami,mami,mami“. ¿Y quién se levanta a altas horas de la madrugada? Su madre, claro. Papá está en el séptimo sueño. 😉

 

En fin, seguiremos hablando de celos pero siempre bajo el prisma del humor. 😉

¡Feliz 2016!

Anuncios

8 pensamientos en “Cuando te das cuenta de que ya no molas….

  1. Hola Mercedes,espero que hayas pasado una Navidad estupenda.Yo también pensaba,ingenua de mi,que Marina al tener sólo 16 meses cuando nació Ana, no iba a tener celos,y tela….Tuvo su pequeña época de papitis, pero ,aunque adoran al papi, son las dos como una lapa conmigo, y los celos siguen…..Al final si que apetece un poco volver a la rutina.Es normal que los niños fuera de su casa no duerman igual de bien.Ah! Que casualidad que por la noche también me llaman a mi, el papi ni se entera y si se entera pues como me llaman a mi…oye no me va a quitar el privilegio.

    • Jajaja. Creo que las madres estamos abocadas a levantarnos por las noches. Ya sea porque nos llaman a nosotras o porque ellos tienen la suerte de dormir plácidamente! Diego me dice siempre: “despiértame y voy yo”. Pero claro, está tan dormido que cuando reacciona el/la peque ya ha despertado a todo el vecindario. Así que no hay más remedio ;-). Igualmente! Espero que hayáis pasado una Feliz Navidad! Supongo que con niebla también ;-). Muchos besos!!

  2. Te quieres creer que me das hasta envidia con eso de no molar? Ojalá yo dejara de molar tantísimo y mi Álvaro se fuese un ratino de vez en cuando con su padre 😉
    Yo también estaba deseando volver a la rutina 😉

  3. Si te sirve de algo, Alfonso también es de papi!!!!jajaja… Los crías y luego te dejan así!!! pero vamos, yo encantada, que ya tengo bastante con el peque y con el genio que se gasta Rafa, que es genial y divertido donde los haya pero es de un protestón!!!!
    En fin, disfruta de la rutina, no hay nada mejor, jajajaja

    • Jajaja! Eso es cierto. Yo me acuerdo de cuando era pequeña, mi madre cuidando de las 6 toda la tarde pero llegaba mi padre a casa y para mí era el mejor momento del día! Aunque para pesadillas, enfermedades o simplemente días más mimosos seguiremos estando en el número 1 ;-). Muchas gracias e igualmente! Bendita rutina 😉

  4. en casa pasó igual cuando nació la pequeña! ahora, casi 4 años despues, papa sirve para jugar, ir al parque y comer chocolate, y mamá para pintar, leer cuentas, irnos a dormir, bañarnos, y todo lo demás…yo creo que son etapas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s