Pizarra Aquadoodle familiar.

  Como ya sabéis, por posts varios y alguna que otra foto en Instagramque, por cierto, le he empezado yo a coger gustillo a esto de colgar fotos -, en casa estamos viviendo la fiebre Patrulla Canina. Tan es así que la semana pasada se sumó a nuestro arsenal de juguetes, otro más de estos encantadores cachorros.
El pasado viernes fue el Santo de Álvarohago un inciso para reconocer, públicamente, que quien tuvo que recordarme tal festividad fue mi amado móvil– y como en esta casa somos de celebrar no sólo los cumpleaños sino, también, los santos, suele caer algún detallín – algo más sobrio que en los cumples pero detallín al fin y al cabo-. 
Pero ¿qué haces cuando es tu móvil quien te avisa, el mismo día, de ese santo?. Obviamente no tenía nada preparado para Álvaro así que pensé en escaparme en algún momento del día a por algo y dárselo a modo de sorpresa – camuflándome en esa madre perfecta que siempre se acuerda de todo -. 
No me salió bien
El día del santo me tocó llevar a Álvaro al cole. Luego me fui a trabajar. Después me fui a la pelu – momento de relax máximo – y al salir, que ya eran las 17h, me tomé una tosta de bonito como comida – un poco tarde – y me fui pitando al cole a recogerle -. Llegué de las últimas. 
Vista mi mala organización – y que no perdoné el momento pelu – tenía dos opciones. O le dejaba en casa y me iba a comprar el regalo “sorpresa” o me lo llevaba conmigo – adiós sorpresa-. Opté por ser práctica. Me lo llevé conmigo. 
Álvaro no se entera muy bien qué es el santo. El oye “felicidades” y piensa que es su cumple. Lo deduje cuando al felicitarle por la mañana me dijo: “a poner corona a Álvaro”. Lo deduje, también, cuando al llegar a casa con su regalo me dice: “ahora a soplar velas“. Y lo deduje también cuando, sentado en la mesa para cenar, me dijo: “vamos a comer tarta“. Obviamente ni corona, ni velas, ni tarta tuvo. Pero sí regalo.
Una vez en el Centro Comercial, fuimos a la sección de juguetes. Tuvimos que pasar por una zona exageradamente sobredimensionada de productos Frozen, bordeando otra similar de Disney, hasta que llegamos a LA ZONA – entiéndase por tal, la de productos de Patrulla Canina-. 
Se le encendieron los ojos al ver a Marshall con su inmenso camión de bomberos. Sin embargo, al tener ya – en miniatura – todos los muñecos de Patrulla Canina tuve que lidiar con él para intentar convencerle de que a Marshall ya le tenía. Al principio no coló. ¡Cómo íbamos a comparar su diminuto perrito con semejante ostentosidad!. Sin embargo, no cesé en mi intento y finalmente lo logré. 
Yo buscaba una pizarra o similar y encontré la Aquadoodle. La idea en sí me encantó. Es una pizarra que funciona con un rotulador recargable con agua. Es decir, no usa tintas por lo que no mancha nada. Únicamente funciona sobre la pizarra y lo dibujado desaparece al secarse. La pizarra se coloca donde queráis aunque, por comodidad, el suelo es el lugar idóneo.
Nos pasamos toda esa tarde, y la sucesivas hasta hoy, jugando con la pizarra. ¡Nunca imaginé que le divirtiera tanto!. Y no sólo a el. Carlota ve la pizarra extendida en el suelo y, arrastrándose con su culete, logra llegar a ella en un pispás. 
A ver lo que nos dura el efecto “juguete nuevo“. 😉

Anuncios

14 pensamientos en “Pizarra Aquadoodle familiar.

    • Es que es una pasada. Yo jamás había oído hablar de Aquadoodle y de momento triunfa! Jaja. Lo de la pelu yo siempre que puedo, me escapo. Además necesitaba urgentemente corte de pelo. Las últimas semanas ya estaba siendo más común la coleta que el llevarlo suelto 😂

  1. Esa pizarra yo la estuve mirando porque a Gonzalo le encanta pintar y la patrulla también claro, pero tienen la pizarra de tizas, otras magnéticas, de rotus… Pues al final no la compre pero tiene muy buena pinta

  2. Que guay la pizarra.Mis peques ahora se entretienen mucho con la suya.Yo celebro él santo de Anita y él mio muchísimo,el de Marina ahora mismo no sé él día exacto,sé que es en julio…..Un besazo

  3. Muy guapa la pizarra y buena idea, no mancha y si les entretiene pues Genial!
    En mi casa tambien se celebra santo y cuando eramos pequeños aparte del detallito nos “colgaban” . Es decir, noa ponian una cuerda con un montón de chuches y pastas. Estaba genial porque nosotros no eramos de comer chuches a menudo, así que era todo un festín para mi hermano y para mi. Y para los mayores las pastas (y alguna chuche seguro que también 😉)

  4. mi peque tiene la misma fiebre canina jajajaj 😄 hace casi un año le compramos una pero no se si era muy pequeño que apretaba tanto el boli para pintar que le acababa metiendo la punta para dentro jajaj pero es genial al tener solo agua no acabas con las paredes echas un picaso jaja un saludo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s