¿Puedo recuperar mi IRPF por maternidad? No es oro todo lo que reluce…

Processed with MOLDIV

Esta semana todos los medios de comunicación se están haciendo eco del último pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid en relación a la posibilidad de solicitar a la Agencia Tributaria la devolución de ingresos indebidos en concepto de retenciones en el IRPF correspondientes a la prestación recibida durante la baja por maternidad. Y como abogada que soy, dedicándome un poco a la rama tributaria aunque en otro sector, qué mejor que daros mi opinión. Obviamente recomiendo que, de estar interesadas, os sentéis con vuestros asesores fiscales y estudiéis si os compensa o no solicitar tal devolución, entre otras cosas por lo que en este post voy a comentar.

Ante todo, tranquilidad. No pretendo escribir un post técnico más bien al contrario. Intentaré explicaros, de forma llana y simple, qué es lo que está pasando. Y es que se le está dando mucho bombo a esta noticia pero ¿resulta tan fácil como parece? Mi respuesta es no.

El pasado 6 de Julio, el TSJ de la Comunidad de Madrid, dictó una Sentencia por la que, dando la razón a la contribuyente y recurrente en ese concreto proceso, declaraba exenta de tributación en el IRPF la prestación por maternidad que había recibido durante las 16 semanas de 2009 correspondiente a la baja por dar a luz a su hijo.  El criterio que ha seguido dicho Tribunal en la mencionada Sentencia – y que yo, por gajes del oficio, sí me he leído – ha sido considerar incluida dicha prestación en las exenciones recogidas en el artículo 7.h) de la LIRPF. Precepto éste que reconoce tal beneficio tributario.

Hasta la fecha, y probablemente sea la tónica a futuro, la Agencia Tributaria ha considerado la prestación por maternidad como un rendimiento de trabajo y, como tal, considera que debe tributar en el IRPF.

¿En qué cambian las cosas con este último pronunciamiento del TSJ de Madrid? A corto plazo en muy poco. La sentencia que ha dictado dicho Tribunal, aparte de dictarse en un procedimiento concreto, no sienta jurisprudencia y como tal, no vincula a ningún Tribunal. Por lo que, a buen seguro, habrá criterios dispares con otros TSJ del país.

Por otro lado, al ser la fecha de Sentencia anterior al 22 de Julio de 2016 (fecha en la que entra en vigor la nueva reforma del Recurso de Casación en lo Contencioso Administrativo), la misma ha quedado firme. Es decir, la Agencia Tributaria no puede recurrir a ninguna instancia superior por lo que no le queda más remedio que proceder a la devolución de ingresos indebidos en concepto de la retención exenta mencionada. Pero ojo, únicamente a la recurrente que fue parte en ese proceso. Sin embargo, a partir de ahora, y encontrándonos en las fechas en las que nos encontramos, de haber otro pronunciamiento similar por parte de un TSJ, la Agencia Tributaria sí podrá encontrar la vía para que un Tribunal superior, concretamente el Tribunal Supremo, se pronuncie al respecto por la reforma a la que he hecho alusión anteriormente y con invocación de un claro interés casacional.

¿Qué quiero decir con esto? Que el caso todavía no está claro. Si el Supremo finalmente entendiera que tal prestación no está exenta, volveríamos a los inicios y, por tanto, aparte de perder el tiempo, habríamos “invertido” un valioso dinero en nada. En cambio, si falla a favor, no será hasta dentro de 2 o 3 años. Años en los que nos veremos inmersos en recursos y más recursos. De ahí a que os insista a hacer números. Debe compensaros.

¿Merece la pena, por tanto, luchar por ello? Mi opinión es DEPENDE. Como he dicho antes, y perdonad mi insistencia, conviene hacer números con vuestros asesores fiscales conociendo, de antemano, todo el procedimiento administrativo y judicial al que os podéis enfrentar y los costes que ello conlleva.

Por lo pronto, según citan algunos medios de comunicación, “Hacienda va a convertir la devolución del IRPF por maternidad en un infierno judicial pues se ha propuesto convertir en una odisea administrativa y judicial las reclamaciones que reciba”.

¿Cuál es el procedimiento a seguir? De una forma sencilla os lo detallo a continuación:

  1. Presentar un escrito en la Agencia Tributaria solicitando la rectificación y devolución de ingresos indebidos: Tenéis hasta 4 años desde que se presentara, de ahí que por todos los medios se hable de 2012 en adelante.
  2. Como, a buen seguro os lo rechazarán, deberéis presentar el correspondiente recurso administrativo – que os será desestimado seguramente – hasta llegar a una Reclamación Económico Administrativa. Sólo así se pondrá fin a la vía administrativa y se podrá acudir a la vía judicial.
  3. De ser desestimada tal reclamación, se deberá presentar un Recurso Contencioso Administrativo ante el TSJ correspondiente.
  4. Desde el pasado 22 de Julio, contra la sentencia que dicte el TSJ, y siempre y cuando se aprecie un claro interés casacional – que a mi juicio sí lo tiene – se podrá presentar un Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo.

Como veis, el procedimiento no es sencillo ni corto así que habrá que ver cada caso particular. Mi opinión es que si os compensa, lo hagáis pero sólo si os compensa. Y, por supuesto, aquellas que hayáis sido madres en 2016 no cometáis la imprudencia de no declarar la prestación por maternidad recibida este año en la declaración del próximo IRPF.

Por mi parte os reconozco que no he hecho números, y los haré, claro que los haré, entre otras cosas porque son dos hijos los que he tenido desde 2013, pero por otro lado sigo sin estar convencida de iniciar esta batalla contra Hacienda….

Espero haberos ayudado. Siendo una materia relacionada con el blog, y siendo yo profesional del derecho, me ha parecido el post idóneo para publicar esta semana. 😉

ACTUALIZACIÓN a 20 de Diciembre de 2016: El pasado 27 de octubre, el TSJ de Andalucía dictaba una sentencia por la que entendía que dicha prestación NO ESTABA EXENTA de tributar en el IRPF contradiciendo, por tanto, el tan sonado pronunciamiento del TSJ de la Comunidad de Madrid. A diferencia de la del TSJ de Madrid, ésta sí puede ser recurrida en Casación. Veremos qué termina dictando el Supremo. Hasta la fecha no hay nada seguro…..